Noaj: Prioridades
21 Octubre, 2017
El CC Brief Kohn ofrece una completa agenda cultural para el público adulto
23 Octubre, 2017
Mostrar todo

Parashá Noaj: Siempre unidos

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ/h4>

Parashá Noaj: Siempre unidos

Rabino Eitan Weisman

E n nuestra parashá leeremos sobre dos momentos que marcaron y cambiaron la humanidad: la generación del diluvio y la generación de la torre de Babel.

Después de sucedido el diluvio, la humanidad comprendió sobre la rendición de cuentas por hechos cometidos, así como la consecuencia de dichas acciones, pues existe un Dios pendiente de lo que hacemos. Podrían haberse comportado siguiendo los estándares de moral, ética y justicia que imponen las “siete mitzvot” a los descendientes de Noaj, pero eligieron otra alternativa: enfrentarse al Creador.

¿Cómo puede el ser humano rebelarse en contra del Todopoderoso? ¿Acaso es posible evadir el castigo? Aquellos que decidieron construir la torre de Babel utilizaron una herramienta sumamente poderosa: se encontraban “unidos” en un objetivo común y estimaron que Dios no los podría enfrentar.

La Guemará compara la generación del profeta Samuel y el rey Saúl con la generación del rey Ajav, aquel contra el cual se enfrentó Eliyahu Anaví por su comportamiento alejado de las normas de la Torá. Mientras en la época en la que vivieron los primeros el estudio de la Torá y la santidad de Am Israel era abundante, durante el reinado de Ajav predominaba la idolatría. No obstante lo mencionado, el rey Saúl fue derrotado en diversas batallas, mientras que el rey Ajav resultaba victorioso en las guerras que le tocó enfrentar. El Talmud afirma que en la generación del primer rey hebreo había desunión entre sus súbditos, mientras que en el reinado de Ajav existía unión y armonía entre los habitantes del reino.

La unidad era el arma que los constructores de la torre de Babel querían utilizar en contra de Dios. La torre simboliza la unificación de criterios, ya que estaba compuesta por una enormidad de ladrillos que conformaban una sola estructura, así como una multitud de individuos estaban unificados alrededor de una idea. Tal era la identificación entre ellos, que no solo tenían un objetivo común, sino que tenían un único idioma. Definitivamente, se trataba de una sociedad muy poderosa, pero su error fue rebelarse contra el Creador.

Si reflexionamos sobre el fracaso de la ideología comunista, observamos que en esa ideología existe el concepto de la unidad y el bien común. La satisfacción del individuo es secundaria, el objetivo es el bienestar colectivo. Ese enfoque requiere adicionalmente de la eliminación del concepto de Dios, ya que adoran la ideología. El hecho objetivo demuestra que ninguna forma o filosofía de vida puede permanecer en el tiempo sin la presencia divina.

Mientras el comunismo adoraba la unificación de la sociedad sin Dios, la generación de la torre de Babel utilizó la unión existente entre los componentes de la sociedad para luchar contra Él. Por supuesto, ¡ambos fracasaron!

Para impedir que la rebelión de la torre de Babel prosperara, solo se requería quebrantar la unidad; al confundir el Todopoderoso su comunicación, el levantamiento fracasó, dispersándose los seres humanos a lo largo y ancho de la tierra.

La lección que queda se refiere a la importancia que tiene el concepto de unidad, pero solo cuando se utiliza de manera positiva.

Si lográramos llegar al nivel que tenía nuestro pueblo frente al Monte Sinaí, Am ejád belév ejád (Un pueblo unido con un solo corazón), tendremos nuevamente el mérito de percibir la presencia divina.

¡Amén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close