Humor en Pésaj
7 Abril, 2017
Sheminí: ¡Está vivo!
7 Abril, 2017
Mostrar todo

VIDA RELIGIOSA

Pésaj, el cordero pascual, Aries



Moré David Chocrón
Asistente de rabinos de la Unión Israelita de Caracas

E l mes de Nisán corresponde al signo de Aries, el cordero pascual, el cual está relacionado con las características del orgullo y la arrogancia, los cuales se expresaron en Egipto y el faraón: creyeron solamente en sí mismos, negando la fuerza de la supervisión divina. La salida de Egipto destruyó este orgullo. Y la opresión y oposición de esta fuerza negativa es contrarrestada con el precepto de comer matzá en Pésaj, que con su forma y sin leudar representa la humildad; mientras que la prohibición de comer jametz, o leudante, simboliza el orgullo, tal como el mismo sube y se infla. También, el cordero pascual (Aries), símbolo de Pésaj, es un ser que al marchar a la cabeza de un rebaño no se siente ni el primero ni el más importante de todos los corderos, sino que reconoce la guía del pastor; de la misma manera Pésaj es la representación de la fe de la supervisión divina, renunciando a la cualidad negativa intrínseca del orgullo negativo.

Durante el séder de Pésaj, el 15 de Nisán, al encontrarse la luna llena es la mayor expresión astrológica del orgullo negativo, y por lo tanto para combatir aquella aseveración de que “Hashem y el orgulloso no pueden convivir”, nosotros tenemos la mitzvá de la Torá de relatar la salida de Egipto, y abundar en explicaciones sobre nuestro humilde origen del linaje judío desde Abraham, prosiguiendo con la esclavitud de nuestros padres y nuestra vulnerabilidad al alejarnos de nuestro padre celestial, cuando en cada generación se levantan pueblos para exterminarnos. Esto como producto de nuestro estúpido orgullo de asimilación. Pero esta noche lo anulamos tomando la Hagadá, recordando todo lo dicho y entregándonos a las manos del santo bendito en pensamiento, en palabras y en acción.

Un legado que jamás debemos olvidar: huir de la asimilación que se manifiesta siempre a través del orgullo estúpido de querer ser como los demás pueblos. Hashem afirma que nos sacó de Egipto para ser un pueblo de sacerdotes, ejemplo en el mundo, y no para ser del montón.


¡Baruj Hashem leolam amén ve amén! ¡Jag haPésaj Kasher Vesaméaj!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close