Libre albedrío
7 Julio, 2017
Pérdida irreparable: Marianne Kohn Beker Z’L
7 Julio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Pinejás: coraje

P inejás, hijo de Eläzar, hijo de Aharón HaCohén, revirtió mi furia sobre los hijos de Israel al celar mi celo dentro de ellos, y no exterminé a los hijos de Israel por mi celo; por ello dile que le darás mi pacto de paz. Y se mantendrá sobre él y la simiente que venga después de él, un pacto de sacerdocio eterno, recompensa por haber celado a su Dios, y expiar así las faltas de los hijos de Israel” (28, 11).

He aquí la descripción de un verdadero héroe. Pinejás, motivado por el celo del nombre de Dios, consigue hacerse de coraje y fuerza, y a través de una acción brava y contundente, logra detener una epidemia que mermaba a la población judía en el campamento.

Dice rabí Simjá Zisel de Kelem, ZT”L: “El texto de la Torá repite aquello que escribió unas líneas atrás. Es conocido por todos que muchas leyes sumamente severas como de keritut (muerte espiritual) se aprenden apenas por medio de alguna insinuación en la Torá. ¿Cómo entonces reiteró el texto al referirse a la acción de Pinejás? No obstante, la intención de Dios era divulgar dentro de Israel cuán preciado es a sus ojos el atributo de la valentía y la bravura, pues si no hubiese sido por la osadía de Pinejás, el pueblo hubiera sido exterminado.

Figura en los siguientes pesukim: ‘Y el nombre del individuo ejecutado… Zimrí Ben Salú, jerarca de la casta de los de Shimön’. Sobre esto menciona el Rambán, ZT”L: ‘Para darnos a conocer que Pinejás realmente era merecedor de este gran trofeo (ser cohén), mató a un príncipe de Israel y a una princesa gentil, y no tuvo miedo de ellos, ya que sintió ardor por celar el nombre del Eterno, su Dios’. No me cabe la menor duda, dice rabí Simjá, que por esta razón a todos los sabios del pueblo hebreo, incluido Moshé, se les olvidó dicha ley y comenzaron a llorar confundidos: para vigorizar el corazón de Israel y permitir que se fortalecieran en la cualidad de la bravura, tan querida y apreciada por Dios, sobre todo en una situación donde su nombre está siendo deshonrado”. Hasta aquí sus palabras.

Rashí señala que Pinejás era alguien que sufría la burla y el desprecio de toda la congregación. A raíz de que su abuelo materno fuera idólatra, decían que esa acción “salvaje” provenía de esos genes, de un origen violento y cruel. Por este motivo la Torá lo relacionó con su padre Eläzar y su abuelo Aharón, para demostrar ante el público que este acto “impulsivo” en realidad provenía de la parte misericordiosa de sus genes, de los cohanim, pues ellos se dedican en cuerpo y alma a velar por el bien material y espiritual de Israel a través de sus servicios en el Bet Hamikdash, donde todos los días se derramaban ríos de sangre de los sacrificios.

En otras palabras, Pinejás no solamente se enfrentó a un líder de Israel, sino, principalmente, a sí mismo. Luchó contra su aparente baja visión de su persona, pues él era hijo de cohanim, sin realmente serlo. Era de la familia pero no podía acceder a los beneficios que disfrutaban sus parientes. Se encontraba un tanto al margen. De esta manera, su primer enfrentamiento fue contra la visión no positiva de sí mismo, y teniendo esa lucha vencida, consecuentemente ejecutó la ley de la Torá, como debe ser.

“¿Quién es realmente bravo? El que consigue doblegar sus bajos instintos”. El instinto más bajo que tiene la persona, en mayor o menor cantidad, es el de la baja autoestima. Cuando alguien no aprecia de forma real y verdadera lo que es, las cualidades humanas que porta, la importancia que tiene por el simple hecho de pertenecer al pueblo judío, entonces cualquier tipo de ideas y deseos lo pueden controlar. Cuando caigamos en cuenta de que tenemos una importancia intrínseca y que Dios está interesado en nosotros y en nuestras mitzvot (por ello nos entregó su Torá), entonces no habrá nada ni nadie que nos impida cumplir cualquier tipo de mitzvá, por difícil o cara que sea. Esto es “celar el nombre de Dios” de forma real, verdadera y constante.

Esta es nuestra principal labor durante nuestros 120 años de vida: convertirnos en verdaderos héroes de nuestra familia, cercanos y de nosotros mismos.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close