KEHILÁ
SEC premió la excelencia académica en el Día de la Juventud
28 Febrero, 2018
ISRAEL/DIÁSPORA
Sello descubierto en Jerusalén confirmaría la existencia del profeta Isaías
1 Marzo, 2018
Mostrar todo

Purim, tiempo peculiarmente feliz

ESPECIALES
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ESPECIAL

Purim, tiempo peculiarmente feliz

Esther Benayoun de Benhamou

L ugar: la ciudad de Caracas. Momento: tres días antes de Purim. Hora: cerca de la puesta del sol. Clima: inmejorable. Paisaje: atardecer rosa-azulado. Situación: confusión emocional. Lista de pendientes: múltiples y variados quehaceres por llevar a cabo, transferencias por ejecutar, Mishloaj Manot que preparar, casa patas pa’rriba, actividades pautadas en el colegio de los niños. Reto: estar feliz por ser el mes de Adar, época en la cual se nos encomienda tener este estado de ánimo (fácil en teoría, no tanto en la práctica), cuando el Yétzer Hará se encapricha para hacer que sea justamente todo lo contrario. No saber por dónde empezar. Dudar –por enésimo año consecutivo– de nuestra capacidad para lograr todos estos pendientes con una sonrisa dibujada en marcador indeleble en el rostro.

Mientras tanto, vienen a tu memoria recuerdos de años anteriores. Recapitulas días desprolijos, de cosas por acá y por allá. Al mismo tiempo evocas épocas de felicidad. Esas en las que te ríes de lo absurdo. En las que presencias milagros de la vida cotidiana de situaciones que parecían humanamente irresolubles. Niños felices. Padres y madres también. Época pintoresca en la que te hacen gracia sucesos que en otros momentos te causan rabia/molestia/indignación. En la que otorgas regalos o comidas a personas menos afortunadas que tú y en ese momento de tas cuenta de lo afortunada que eres. En la que nada parece tener sentido lógico pero luego todo se ordena como por obra de arte.

Recuerdas épocas en las cuales la tristeza/ira/miedo quieren dominarte y en las que finalmente logras que la alegría reine y aleje de ti todas las anteriores. En las que te emocionas cuando bendicen a Mordejai y a Esther y sientes para ti también esa bendición. En las que haces sonar muy fuerte el Raashan cuando oyes el nombre de Hamán durante la Meguilá, deseando que se derribe a los enemigos físicos y espirituales, aquellos que nos impiden llevar una vida plena y feliz.

Imaginas la ocurrencia de milagros muy poco probables y concatenados entre sí. Pasas el día con el suiche en positivo. No te dejas vencer por el Yétzer Hará que viene bien disfrazado de una amiga que acude a ti con su cara más larga a quejarse de su día complicadísimo, porque las cosas no resultaron perfectamente como esperaba (¿cómo iban a salir de acuerdo a sus planes si Purim es el día más impredecible e incontrolable del año?). O porque tus niños te ensucian con la tintura que dejó despintar su disfraz cuando se empapó de Coca-Cola. O porque fulanita no te dio un Mishloaj Manot, y tú, con todo cariño y sin esperar nada a cambio, sí le habías entregado.

El Yétzer Hará es el encargado creativo, en estas y en muchas otras maneras, de entorpecer la dosis de actitud positiva y felicidad que has podido acumular hasta el momento. Y es entonces cuando tienes que ser más fuerte que él para ganarle esa batalla. Una vez más, como en años anteriores. Y este año se siente de lujo porque está millonario de pretextos ante los habitantes de esta Tierra de Gracia que nos vio nacer, que enfrenta una difícil realidad, y también ante aquellos que tomaron la –nada fácil– decisión de emigrar y se encuentran iniciando planes a los cuales todavía no logran verles ni pies ni cabeza.

De cualquier manera u otra es muy fácil que este día ya no luzca del todo perfecto o, más bien, de acuerdo con lo que fueron nuestras expectativas iniciales. Sin embargo, tenemos que saber que perfecto es, porque es así como Dios bendito dispuso que sucediera.

Nos encontramos en un punto en el cual, hayamos decidido seguir nuestras vidas en este país con el combo que ello incluye o salir a otros horizontes a probar nuevas suertes, todos, por equis o por ye, estamos ya a la fuerza fuera de nuestra zona de confort. Elevemos nuestros límites acercándonos cada vez más a ellos, conectándonos más con nosotros mismos y a la vez tolerando un poco más lo que sucede a nuestro alrededor.

Soltemos un poco la tan común y muy de moda “controlitis”: solo así podremos fluir con nuestra vida, haciéndola más tranquila y feliz además de darnos una experiencia de plena paz mental.

Es en estos momentos cuando ha de salir nuestra fuerza de yehudí, esa que se mantiene intacta sean cuales sean las circunstancias, como en la historia de Purim, esa Neshamá que sale a relucir en momentos en los cuales parecería que no hay salvación o que estamos solos. Pongámonos la máscara de la felicidad. Aunque en un principio no nos sintamos así, una vez que tu amigo vea esa sonrisa instalada en tu rostro sonreirá y estarás contagiando energía positiva y creando felicidad en este mundo. Esa alegría repercutirá en ti.

Adar tiene la misma raíz que la palabra Adir, que significa “fuerza y poder”. Utiliza la fuerza y el poder que tiene este mes para llenarte de fortaleza y de alegría. Los retos actuales son muy difíciles, aun más de lo que creemos poder soportar. Sin embargo, tenemos un propósito único en el lugar donde estamos. Confiemos en nosotros mismos. Confiemos en Hashem. Convirtamos la desilusión en generosidad, la debilidad en fortaleza; hagamos que este sea el punto de inflexión donde no haya más bajada sino que de ahora en adelante nuestras vidas tomen un rumbo positivo, llenándose de mucho sentido.

Hashem está presente. Y hasta los momentos siempre nos ha salvado. Aunque no veamos el sentido lógico de lo que nos esté sucediendo confiemos en que, así como en la historia de Purim, la cadena completa de eventos fue la que finalmente tuvo resultado. Esta vez, aunque no sepamos cuál será la forma, tengamos la seguridad de que Hashem encontrará maneras originales para seguir haciéndolo.

Layehudim Haita Ora Vesimja Vesason Vikar, “y los judíos tuvieron luz, alegría y honor”.

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close