Arrancó la XX Macabiada Mundial
7 Julio, 2017
MAGAZINE
7 Julio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

¿Para qué queremos a los palestinos en Israel?

Samuel Auerbach

E l diario El País de España escribió en el año 2007: “Los grandes problemas de Oriente Próximo, en particular de Israel, no son el terrorismo de al-Qaeda, la actividad de Hamás y Hezbolá o el problema nuclear iraní, sino la incontrolada natalidad de la zona”. Frases como esta pueden leerse en internet: “En Gaza hay un nacimiento cada 10 minutos”. Shlomo Gazit, ex comandante del servicio de informaciones de las fuerzas armadas de Israel, en su artículo “Demographics, existential threat”, ha calificado el crecimiento demográfico palestino de “amenaza existencial”.

Si no se modifica la política de expansión que finalizará con la anexión de los territorios que Israel ocupó durante la Guerra de los Seis Días, a corto o largo plazo la explosión demográfica palestina hará que su partido político sea el que domine en el Parlamento de Israel, y el país de los judíos ya no será de los judíos. Para evitarlo, habrá que prohibir a los árabes israelíes que se organicen políticamente, instaurando un sistema de apartheid que echará por tierra la democracia que tanto enorgullece a Israel.

Es imposible evitar que prolifere sin control gente que considera a sus mujeres solo como máquinas para reproducir. Tampoco es sano inmiscuirse en su modus vivendi.

Además, ¿para qué es necesario incrementar en casi dos millones la población árabe israelí con la anexión de los territorios? ¿No son suficientes los problemas que acarrean los árabes israelíes ya integrados en Israel?

No interesa cuántos serán, ni que vivan como quieran o como están acostumbrados a vivir, pero que lo hagan en su propio país.

El gran problema surge si se tiene en cuenta que los palestinos no tienen país. ¿Qué hacer entonces? No hay que esforzarse mucho para ver que es obvia la solución: hay que facilitar la creación de un país para los palestinos, haciendo efectiva la premisa que propone dos Estados para dos pueblos, premisa tantas veces mencionada en Israel, pero nunca adoptada con seriedad.

Fuente: Aurora. Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close