La influencia positiva de Israel en el mundo
12 Mayo, 2017
Magazine
12 Mayo, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Raíces y destino


Moisés Garzón Serfaty
Co-fundador de Nuevo Mundo Israelita
mgarzon@poliprima.com

L os seres humanos, hombres y mujeres, falibles y mortales, nos nutrimos unos de otros; compartimos ciertos destinos que alcanzamos juntos. La cercanía nos proporciona calor. La soledad es un desamparo gélido. Esos hombres y mujeres se agrupan en un solo cuerpo con su alma, llamado Humanidad.

Cada uno de esos grupos puede ser comparado a un árbol con sus ramas y troncos característicos, y sus propias raíces a través de las que se nutren y así sobreviven y producen sus frutos específicos, diferentes, dulces, amargos, ásperos, espinosos, agradables o no a los sentidos, y hasta adornados, algunos, con hermosas flores. Pero lo más importante del árbol, lo que da vida, son las raíces, que le aportan los nutrientes necesarios que proporciona la naturaleza.

Cada una de las personas de esos grupos tiene sus obligaciones y sus derechos, y merece respeto.

En el grupo al que pertenezco, el pueblo judío, tenemos claro que debemos caminar juntos y tener conciencia de que, adonde vayamos, cada uno carga con las experiencias de sus antepasados, así como sus vivencias, sus traumas, sus fracasos, sus problemas, sus victorias, sus logros, sus aspiraciones y sus esperanzas. Nuestros pensamientos provienen de los suyos, y la forja de nuestro destino está guiada por su ejemplo. Ellos están, en cada una de las etapas de ascenso de nuestro pueblo, brindándonos su mano solidaria, su estímulo para que prosigamos, su apoyo invalorable, de todo lo cual nos servimos para reforzar nuestra conciencia, determinación y fe en la necesidad de mantener y enriquecer esa herencia que compartimos como judíos.

Tenemos presente que pertenecemos a una familia milenaria. En nuestro camino han transitado mártires, sabios, héroes y heroínas, escritores, poetas, científicos, leyendas y profecías, milagros y una visión del mundo basada en las ideas de Abraham y Sara, los otros patriarcas y matriarcas, y la Ley revelada por el Eterno a Moisés, el hombre, en el monte Sinaí.

En ese tránsito nos acompañan el sufrimiento, las lágrimas, la sangre, la valentía y el amor a la libertad, a la tierra de Israel y a nuestros hermanos, aquellos que lucharon por un mundo mejor, como el que fuera creado para existir en paz, con insistente y denodada perseverancia.

Sigamos en ese elevado empeño de lograr un mundo de paz, encontrando la paz en nosotros mismos. No olvidemos que nuestros ancestros trascienden en nosotros. En todos y cada uno. Si uno cumple una buena acción, ella repercute en nosotros. Si uno cae, todos nos tambaleamos. Si uno sufre, todos sentimos dolor; y si uno se alegra, todos nos alegramos. Nuestro destino se cimenta en nuestra unidad, porque nuestro destino como pueblo es ser uno, en unidad y con un mismo palpitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close