Macabilandia 2017 continúa alegrando a sus integrantes
1 Septiembre, 2017
Los amigos del imán
2 Septiembre, 2017
Mostrar todo

En recuerdo de mi amigo Alberto Cohén

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

SHIVÁ

En recuerdo de mi amigo Alberto Cohén

Abraham Levy Benshimol*

C onocí a Alberto a comienzos de la década de 1950, al poco tiempo de su llegada a Venezuela proveniente de su Melilla natal. Desde el comienzo establecimos una sincera amistad, sin altibajos, la cual mantuvimos toda la vida. Siempre lo recuerdo como una persona muy educada, afectuosa y gentil.

En los diversos cargos que ocupé en la Junta Directiva de la Asociación Israelita de Venezuela, pude apreciar su buena disposición para ayudar a la institución y su compromiso con ella.

Recuerdo la ocasión en que Hillo Ostfeld presidía la CAIV, y ambas instituciones debieron hacerse cargo de las deudas de Hebraica y los colegios comunitarios. Llamé a Alberto, como a muchos otros de nuestros miembros, y su respuesta fue “¿Cuánto esperas de mí?”. Dicha la suma, me la envió de inmediato.

En 1993 le propuse que fuera parte de la representación de la AIV en la CAIV, y aunque él no tenía ese tipo de experiencia, aceptó gustoso y pasó tres años desempeñándose con acierto y con la discreción que lo caracterizaba.

En él, el Judaísmo era natural, espontáneo, parte de su identidad y lo expresaba orgullosamente, sin aspavientos ni fanatismos. Disfrutaba todas nuestras fiestas y tradiciones, y siempre fue muy respetuoso en los servicios religiosos, los cuales conocía bien pues le venía de familia.

En septiembre de 2001 estuve en Nueva York cuando ocurrió el ataque terrorista a las torres gemelas, compartí con Alberto esos difíciles momentos, hablamos y nos vimos en varias ocasiones hasta que pude regresar a Caracas. Estuvo muy pendiente y solidario conmigo, lo cual siempre le agradecí.

Más recientemente, cada vez que venía a Caracas hablábamos por teléfono y, como viejos amigos, comentábamos los acontecimientos del país y de la comunidad. En una de esas ocasiones, junto con Alberto Botbol, lo invitamos a conocer el Museo Sefardí de Caracas “Morris E. Curiel”. Acudió a nuestra invitación y de inmediato financió el espacio recordatorio permanente de la Shoá, que habíamos encargado a la artista Lihie Talmor. Fue de los principales amigos y patrocinadores del museo.

Alberto fue un hombre de familia, y tuvo un feliz matrimonio con su querida esposa Malka. Disfrutó de sus hijos y nietos.

Hoy, familiares y amigos recordamos con cariño su paso por la vida, donde siempre actuó con caballerosidad y bonhomía.

Paz a sus restos.

*Ex presidente de CAIV y otras instituciones comunitarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close