Parashá Ekev: somos “las cosas pequeñas”
11 Agosto, 2017
Patrimonio Mundial, Cultural y Natural en Israel
11 Agosto, 2017
Mostrar todo

Reé: pensamiento positivo

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Reé: pensamiento positivo

D ice Moshé Rabeinu: “Mirad, yo les doy el día de hoy bendición y maldición. La bendición (la obtendrán) si escucharen las mitzvot del Eterno, su Dios, las cuales les comando a ustedes hoy. Y la maldición (la obtendrán) si no escucharen las mitzvot del Eterno, su Dios, y se apartaren del camino que yo les comando a ustedes este día, de ir detrás de ídolos ajenos que nunca conociste” (Debarím 11, 26-28).

Así comienza nuestra parashá, y es la sencilla fórmula para atraer hacia uno mismo la bendición o, Dios no lo quiera, lo contrario. Bendición es buen sustento, salud, tranquilidad, paz, satisfacción, amistad, armonía, etc. Y lo contrario son sus antónimos. Cada uno de nosotros tiene la decisión en la mano, como se sabe.

Es curioso que en lo mencionado sobre la bendición y la maldición haya una notable diferencia. En lo referente a la primera está escrito como condición que simplemente se necesita escuchar las palabras de Dios; y para la segunda se requiere no solamente no escuchar sino, además, apartarse del camino, es decir, hacer activamente algo que demuestre que no se quiere seguir en el camino de la Torá y las mitzvot de Dios. ¿Por qué?

Así pregunta el Malbim, ZT”L, y responde: “Un pensamiento positivo, Dios lo funde junto con la acción, por lo tanto por medio de escuchar, aun antes de realizar la mitzvá activamente, la bendición ya está presente. Pero cuando se trata de un mal pensamiento, que pretenda apartar a la persona del buen sendero, este no se une a la acción. Por lo tanto, la maldición no aparecerá al no escuchar la palabra de Dios, sino hasta que la persona se comporte de manera contraria a los preceptos de la Torá. Por ello está escrito: ‘Y se apartaren del camino’”.

De estas palabras se puede concluir que el pensamiento es una herramienta altamente poderosa. Una idea, una filosofía de vida, y la misma opinión pública que puede mover imperios están basadas en un pensamiento, imperceptible, indetectable...

El Todopoderoso, con su infinita bondad y misericordia volcada hacia nosotros, determinó que un simple pensamiento puede atraer bondad y bendición a nuestras vidas, que una simple idea de retornar al buen camino puede aproximar a la persona al mundo venidero, que el intento de dar dádivas a los necesitados, y que al final, por alguna razón ajena a él, no pudo concretar, se considera como si prácticamente hubiese ayudado. ¡Asombroso!

Esta es la propuesta: tratemos por todos los medios de limpiar y depurar nuestros pensamientos. Intentar con todas nuestras fuerzas mantener a nuestras familias al margen de visiones negativas, malas ideologías, conceptos de vida contrarios a los de nuestra Torá. Todo ello para atraer bendiciones y bondad hacia nosotros, y comenzar a ver cambios positivos en nuestras familias y ámbitos comunitarios.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close