Leer para creer
5 mayo, 2017
Emor: un tiempo para nosotros
5 mayo, 2017
Mostrar todo
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Sanegoria sobre Am Israel



Moré David Chocrón
Unión Israelita de Caracas
moredavidchocron@gmail.com

L os dos hijos muertos de Aharón Hacohén eran tzadikim gigantescos, casi como Moshé y Aharón, pero esperaban tomar posesión de cargos mayores y juzgar, como explica el Arizal al pueblo, según la cualidad de rigor y justicia, mientras Moshé y Aharón lo hacían con la cualidad de la bondad y la misericordia.

Esto nos enseña que todo yehudí debe juzgar a su prójimo y a la colectividad con este mismo atributo o cualidad de la misericordia y bondad, buscando y encontrando los aspectos buenos en sus correligionarios, como está escrito: “De una manera justa juzgarás a tu prójimo”.

Es una misión muy difícil y aburrida de cumplir: ¿Dónde queda el chisme y el divertirnos al hablar de otros? Esto mismo espera la Torá de nosotros, que ganemos puntos espirituales, salud y alegría a través de buscar lo bueno en los demás, y si resulta difícil o aburrido, según el esfuerzo, es la recompensa.

Explica el rabí Eliezer Papo, Z”L, en su obra Pele Yoetz, que la sanegoria (convertirnos en abogados defensores de Am Israel, tanto en lo particular como en lo general) es uno de los deseos del Santo Bendito. Nos da los ejemplos de los castigos sufridos por Eliyahu Hanabi, por el profeta Yeshayahu y hasta por el mismo Moshé Rabeinu cuando le dijo a Hashem que el pueblo de Israel, debido a los sufrimientos de la esclavitud, no creería en él mismo como enviado para la misión. La razón es que todo lo que habla la persona crea una impresión, hace una señal que despierta en las familias de ángeles celestiales. Si se comporta como fiscal acusador, despierta acusadores contra Israel; y si habla como abogado defensor, despierta un bloque defensivo y sus palabras hacen fruto. Mucho deben cuidarse los rabinos comunitarios y los dirigentes de la kehilá de no despertar acusadores celestiales con sus discursos y palabras al advertir los pecados, públicos y privados, que cometen sus miembros, y cómo rectificarlos. De esto hay que cuidarse muchísimo.

En el caso de que escuchemos a algún correligionario o dirigente hablando mal de una acción realizada, debemos buscar algún argumento positivo para refutarlo y salvar la situación. Es nuestro deber evitar más problemas de los que sufrimos y que la bondad divina esté contenta.

Como el mundo se maneja por su amo con la regla general de “Tal como tú hagas así recibiremos”, entonces nuestra función será la de juzgar a todos para bien, para que nosotros, individual y comunitariamente, seamos juzgados para bien.

Sabemos que cuando cumplimos una mitzvá creamos un ángel bueno y cuando cometemos una falta creamos un ángel del bando contrario; por lo mismo, sería cruel de nuestra parte agregar más leña al fuego creando más acusadores sobre una persona o sobre dirigentes comunitarios que crean estos tipos de enemigos. Esta advertencia es tan delicada que debemos tener cuidado incluso de las mortajas que se eligen para el fallecido, las cuales deben provenir de dinero limpio, no trabajado en Shabat o Yom Tov, ni fruto de negocios ilícitos o explotación de empleados, etc.

El jajam entre nosotros tendrá cuidado de todo lo expuesto y por el reincidente pediremos a Hashem que le ayude a reflexionar y regresar al sendero real.

Hashem nos colme de berajá, y que aumentemos en estudio de Torá y el cumplimiento de mitzvot que tanto necesitamos para contrarrestar los altibajos por los que transita la kehilá venezolana y Am Israel en general.

¡Baruj Hashem Le Olam Amén Ve Amén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

demuestra que no eres un robot *

Close