ESPECIALES
Receta: Pasticho de carne para Pésaj
28 Marzo, 2018
ESPECIALES
Receta: Cake de manzanas para Pésaj
1 Abril, 2018
Mostrar todo

“Séptimo día de Pésaj: una historia de amor”, por Yair Ben Yehuda

PARASHÁ
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Séptimo día de Pésaj: una historia de amor

E n este día nos reencontramos con el gran milagro de la división del Mar Rojo. Dentro de la literatura de nuestros jajamim descubrimos una amplia descripción de cada detalle de lo que aconteció ahí, desde la forma en que se abrieron los doce canales para las doce tribus, pues eran túneles protectores dentro del mar que proporcionaban una clara visión de lo que sucedía en su entorno, de manera que siempre hubiera contacto visual de los unos con los otros. El fondo marino se transformó en un mármol liso y suave, como el piso de un aeropuerto. Se encontraban alimento y agua potable con solo estirar de la mano, ya que en su trayecto submarino había árboles frutales, y el agua al contacto de la mano se desalinizaba. Disfrutaban del más bello e impresionante espectáculo marino, que en ningún acuario de nuestra época se podría encontrar: especies marinas nunca vistas, plantas y corales de colores diversos e intensos, en fin algo único y sobrenatural. Si analizamos un poco la historia de la redención de Egipto, caeremos en cuenta que toda la idea de atravesar el Mar Rojo y de ahogar a los egipcios dentro de él era innecesaria. Dios pudo haberlos derrotado de otra manera. Ya existía una columna de fuego delante del pueblo de Israel que los guiaba. La misma se ubicó entre ellos y las hordas del Faraón para protegerlos. Habría sido “más fácil” –o menos milagroso– consumir el campamento egipcio por medio de ese fuego o, simplemente, mandar una enorme tormenta del desierto y enterrarlos. O como sucedió con Sangerib cuando pretendió conquistar en un solo día la ciudad de Jerusalén, pues durante la noche fallecieron todos sus soldados. ¿Por qué motivo Dios realizó la partición del mar y todos sus milagros? Explican nuestros sabios que el único motivo fue demostrar el infinito amor y cariño que nos tiene el Creador del universo, y de qué manera está dispuesto a cambiar las leyes físicas de la naturaleza para que sintamos Su Presencia cercana a nosotros. La noche de Pésaj, noche de nuestra redención, fue necesaria –por así decirlo– para sacarnos de bajo el yugo del faraón y sus secuaces. Una noche cuidada, reservada, para la redención, pero en ella aún no se demostró ese amor incondicional de Dios por nosotros, de observar cómo somos para Él hijos predilectos y mimados. Por este motivo Moshé y todo el pueblo judío en esta ocasión, y no en la noche de Pésaj, elevaron la voz y cantaron un poema, el primer poema de amor y agradecimiento al Amo del mundo por habernos elegido y por prodigarnos tanta bondad y cariño. Quiera Dios que siempre, pase lo que pase y de forma incondicional, sintamos ese amor de Dios en cada momento y bajo cualquier circunstancia.

Shabat Shalom

Yair Ben Yehuda

Bien este día nos reencontramos con el gran milagro de la división del Mar Rojo.

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close