La ruta de Telesur
15 Septiembre, 2017
Leer Para Creer
15 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Shnat Hajshará sigue preparando líderes comunitarios

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

KEHILÁ

Reafirmando su vínculo y su compromiso con Israel

Shnat Hajshará sigue preparando líderes comunitarios

U n grupo de trece jóvenes egresados del Colegio Moral y Luces “Herzl-Bialik” regresaron de Israel luego de haber cumplido por diez meses el programa Shnat Hajshará. Dicha capacitación, que se realiza anualmente, abarca diversas actividades destinadas a fortalecer la formación de los jóvenes líderes comunitarios, reafirmando su vínculo y su compromiso con Israel.

Shnat Hajshará está dirigido a los jóvenes líderes comunitarios que anhelan ampliar su formación personal y capacitarse para ser mejores voceros dentro de la kehilá. Asimismo, ofrece una variedad de experiencias que, además de garantizar el crecimiento individual a través de las distintas vivencias, reafirma el inquebrantable nexo y el innegable compromiso que existe entre las comunidades de la diáspora e Israel.

Deborah Jalfón, Ariel Rabinovich, Raquel Chocrón, Eric Serrero y Rebeca Llobet son algunos de los jóvenes que vivieron la experiencia.

Deborah Jalfón explicó que inicialmente permanecieron cuatro meses en Jerusalén, donde se les impartió preparación de liderazgo, sionismo, Judaísmo y hebreo; estas clases eran de domingo a jueves, entre las 8 am y 7 pm. Posteriormente, estuvieron dos meses en un kibutz, en el que cada uno elegía un trabajo de su preferencia de cuatro horas al día, y luego dos horas de actividades recreativas-educativas. Después residieron dos meses en Tel Aviv, realizando cursos de emprendimiento en un centro universitario y otro con Maguén David Adom (Estrella de David Roja). “Siempre tuvimos paseos que nos permitieron conocer distintos lugares cargados de historia”, afirmó Jalfón.

Ariel Rabinovich comenta su experiencia con Maguén David Adom: “Empezamos con la parte teórica que abarcó aproximadamente 60 horas, íbamos todos los días a la central en donde los paramédicos nos enseñaron cómo atender casos de picaduras, hemorragias, infartos, reanimación y las principales nociones de primeros auxilios. Al culminar la parte teórica, pasamos a cumplir servicio en las ambulancias, haciendo turnos de 6 a 8 horas, donde empleamos los conocimientos adquiridos previamente, siempre acompañados de los profesionales”.

Como parte de las anécdotas, Eric Serrero relata que durante su permanencia en Maguén David Adom presenció varios casos de gravedad: “Uno de ellos fue un profesor que estaba sufriendo un infarto, a quien tuvimos que llevar a cuidados intensivos, y gracias a Dios se logró estabilizarlo”.

Raquel Chocrón describe que durante su permanencia en Jerusalén tuvo diversas actividades a escoger: “En mi caso elegí el programa que se llamaba Majané Verde, que consistía en asistir a una granja donde aprendí todo el proceso de una granja vegana. Desde la alimentación hasta el cuidado de flora y fauna, en ella hacían uso de la energía solar”.

¿Por qué ser líder comunitario?

Deborah Jalfón opina: “Más allá de lo que logras de como líder comunitario, importa más lo mucho que creces como persona. Durante este camino de formación como líder comienzas con la Escuela de Madrijim, donde empiezas a capacitarte y aprendes herramientas, conoces a muchas personas capaces con los mismos intereses y valores de la comunidad. Es una constante reciprocidad”.

Eric Serrero señala: “Uno se inicia en liderazgo comunitario sin realmente saber en esencia de qué se trata. Lo haces más que todo por la parte del entretenimiento, luego te das cuenta del significado y el por qué lo estás haciendo, porque es como una repercusión de la facilidad que te da la comunidad de desarrollar lo que deseas, retribuyéndole algo a cambio”.

Por su parte, Raquel Chocrón resalta que con todos los obstáculos que actualmente está atravesando la kehilá venezolana, es necesario que se le brinde apoyo a las nuevas generaciones, para así mantener vivo el espíritu judío.

Shnat Hajshará, más allá de ser un programa de formación de líderes comunitarios, es una experiencia enriquecedora a nivel personal que permite a sus integrantes adquirir la madurez necesaria para afrontar con la mejor disposición los nuevos retos que se presentan en la vida. “Luego de haber vivido esta experiencia, ahora todo tiene más valor. Allá estaba sola y me di cuenta de qué es lo esencial de la vida. Es algo que me hizo madurar”, afirma Rebeca Llobet.

Asimismo, se tiene la oportunidad de compartir, convivir y conocer líderes comunitarios de otros países, en especial latinoamericanos, quienes enriquecen la experiencia. “Había personas de distintas partes del mundo, todos judíos, eso es lo que nos unía, y gente completamente distinta de la cual aprendimos muchísimo”, agrega Jalfón.

En este sentido, Chocrón añade que Shnat Hajshará está diseñado para enseñar a los jóvenes los diferentes niveles de independencia que experimenta una persona en su vida, y los cambios por los que el ser humano atraviesa.

“Yo recomiendo a la próxima generación de relevo que asistan a Shnat Hajshará. No vale la pena ir solo del liceo a la universidad; es bueno darse esta pausa para que organices tu mente y adquieras madurez y la independencia necesaria”, afirma Rabinovich.

Redacción NMI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close