Deseos de Shaná Tová en estos tiempos
15 Septiembre, 2017
Inaugurado en Múnich memorial a los atletas israelíes asesinados en 1972
15 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Shomea tefilá

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

Shomea tefilá

Rachel Chocrón de Benchimol

benchimolrachel@hotmail.com

W uao, no lo puedo creer! Otra vez frente al computador tratando de escribir un mensaje alentador e inspirador para este Rosh Hashaná que se avecina, y que nos abre la posibilidad de conectarnos con nuestro Creador y así utilizar el arma infalible de la tefilá para llenarnos de esperanza y renovadas fuerzas ante un nuevo año y nuevos retos particulares y en comunidad.

Mediante el sonido del shofar nos presentamos frente al “amo del mundo”, insinuándole que estamos dispuestos a ser juzgados por Él en el mismo instante en que las notas de tekiyá (piedad) y teruá (rigidez) suben al cielo para alertar a Dios que sus criaturas están implorando por su benevolencia y no por la rigidez de su juicio.

De hecho, la tekiyá, según la Cabalá, representa la piedad y la alegría, por eso tocamos “tekiyá, teruá, tekiyá”, para envolver la justicia dentro de la misericordia. Dice el versículo anterior al momento del toque del shofar: “Ala Elohim Bitrua”. Se elevó la justicia de Dios por medio de la teruá y se convirtió en “adonay bekol shofar”, que es misericordia.

Lo anteriormente descrito nos anima y reconforta para no sentirnos intimidados y asustados en demasía ante el juicio que cada uno de nosotros ha de pasar en el día de Rosh Hashaná. Nuestro concepto de la palabra “juicio” refiere, por lo general, a un juez sentado en su escritorio con nuestro expediente en la mesa y un mazo listo para impartir un veredicto riguroso y sin vuelta atrás. En el Judaísmo este concepto no se aplica sino que, por el contrario, Dios pone en la balanza nuestros actos buenos y no tan buenos, y nos insta a corregir los fallos por medio de ajustes que solo Él sabe cómo manejar y aplicar.

En mi diario decir, y bajo las circunstancias que nos han afectado en estos últimos tiempos, suelo agregar a mis ruegos que Dios mande lo bueno para todos nosotros, y que nuestros ojos lo vean de esa manera.

Debemos entender que nuestro paso por este mundo es una corrección de rasgos de carácter y de personalidad que debemos tratar de mejorar, así como también superarnos y crecer en Torá y mitzvot para cumplir nuestro objetivo y la razón por la cual Dios nos mandó a este mundo.

Tefilá, tzedaká, mitzvot y Torá son las herramientas de las cuales nos podemos valer para cambiar juicios rigurosos que afecten nuestra vida futura.

No escapa a los ojos de nadie las terribles adversidades que los fenómenos de la naturaleza nos han dispensado en estos últimos días, trayendo angustia y zozobra al mundo entero. No quisiera sonar como los profetas del desastre, que advierten desgracias y castigos ante la mala conducta de las personas, pero no puede ser casualidad que solo unos días antes de Rosh Hashaná la fuerza implacable de la naturaleza nos haga aferrarnos solo a ese Dios misericordioso que, pese al lúgubre e incierto panorama, sacó adelante a miles de personas, salvándolas de una catástrofe sin precedentes cuyas consecuencias nefastas eran incalculables e impensables.

Los cálculos, las predicciones meteorológicas y las advertencias de los expertos solo nos dieron un aproximado de lo que podría llegar a ocurrir, pero en última instancia es Dios, y solo Él, quien decide los hechos finales y sus consecuencias. Y creo que esta idea quedó explícitamente clara ante el que prometía ser el huracán más devastador de la historia contemporánea. El gigantesco despliegue de plegarias, mitzvot y por supuesto la organización del hombre y las medidas preventivas ante este fenómeno, hicieron que lo previsto no fuese tan terrible como se vislumbraba.

El mensaje y el aprendizaje es claro. Primero, la tefilá debe ser una súplica para que Dios no nos mande pruebas, y si es su voluntad hacerlo, que estas puedan ser superadas por nosotros y así aprender a crecer aún más como seres humanos.

Shomea tefilá… Escucha nuestras plegarias, Dios, pues en tus manos está nuestro destino. Todo ese torrente de lluvia y de acontecimientos inesperados nos ha hecho levantar la mirada al cielo y darnos cuenta de que la ayuda vendrá precisamente de ese firmamento ahora gris y turbio, donde se encuentra en su trono de justicia el Ser Supremo, capaz de cambiar y controlar todo fenómeno, toda adversidad y toda calamidad que se avecine ante el mundo.

Shomea tefilá adeja col basar yabou. Shomeá tehina Eleja col haruhot yabou”. Tu Dios, que oye la plegaria, hasta ti todo se acercará. Tu Dios, que escucha la súplica, hacia ti se dirigirán todos los seres vivientes”. Es esta una tefilá que entonamos en el arvit de Yom Kipur. Sea su voluntad escuchar nuestras tefilot desde Rosh Hashaná hasta Simjat Torá.

Que recibamos un año nuevo lleno de dulzura, besorot tovot (buenos decretos), salud, parnasá tová, hijos, satisfacciones y alegrías. Que se disipe ese cielo gris que desde hace ya mucho tiempo nos ha acompañado con el único fin de crecer espiritualmente, y reflexionar en quien controla el mundo y en quien debemos confiar ciegamente, poniendo en práctica nuestra emuná.

Sea su voluntad que el firmamento de nuestra querida Venezuela se torne azul de esperanza, así como también nuestra amada tierra de Israel, y que brille el sol en todo el olam con la llegada del Mashíaj, quizá muy pronto ya. ¡Amén!

Shaná Tová Umetuká para toda mi querida comunidad de Venezuela y para todo Am Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close