El siniestro poder del sionismo internacional
26 Mayo, 2017
Hablemos de Definiciones
26 Mayo, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Temporada de banalizadores



Alberto Moryusef Fereres

H ace un par de semanas escribí sobre la fragilidad de la línea que divide la banalización de la Shoá de las lecciones que se pueden desprender de todo lo que sucedió durante el período nazi (NMI Nº 2054). Para ilustrar el caso venezolano, tomé como ejemplo una imagen que se difundió en las redes sociales que pretendía, inadecuadamente, hacer empatía con sectores de la oposición en su enfrentamiento con el gobierno. Lejos estaba yo de saber que recién se abría la temporada de banalizadores de la Shoá en Venezuela.

A los pocos días tuvo lugar el conocido y muy comentado incidente de “escrache” en la playa Bondi, en Australia, seguido días después por otros similares dentro y fuera de nuestras fronteras. Casi de inmediato se dieron declaraciones al más alto nivel del gobierno, que fueron trasmitidas a través de los medios de comunicación del Estado, en las que se comparaba el fenómeno de la intimidación pública de funcionarios del gobierno y sus familiares (nuevo en Venezuela, pero de cierto arraigo en otros países) con la persecución que lanzaron los nazis contra los judíos en el preludio de la Shoá. Para más detalle, en el incidente australiano, la condición judía de quien lo grabó fue utilizada para reforzar la comparación, pretendiendo invertir con ello las posiciones de víctimas y victimarios de la Shoá, estrategia que suelen utilizar sus negadores.

La historia debe servir para algo, por eso es útil y necesario confrontar episodios; sin embargo, es inválido hacerlo entre iniciativas de particulares, por más cuestionables que sean, y acciones de Estado, que en el caso del nacional-socialista, empezaron con el señalamiento a los judíos como responsables de los males que aquejaban a Alemania, y terminaron con el exterminio de seis millones de ellos en casi toda Europa.

La historia debe servir para algo, por eso es útil y necesario confrontar episodios; sin embargo, es inválido hacerlo entre iniciativas de particulares, por más cuestionables que sean, y acciones de Estado, que en el caso del nacional-socialista, empezaron con el señalamiento a los judíos como responsables de los males que aquejaban a Alemania, y terminaron con el exterminio de seis millones de ellos en casi toda Europa

Para la mayor parte de la sociedad occidental, Hitler y sus secuaces representan el mal absoluto, y por ello, equipararlos con el adversario parece traer dividendos políticos. Esta es práctica habitual entre los que intentan deslegitimar a Israel en el conflicto con los palestinos, y parece haberse adoptado en Venezuela con relación a la disputa gobierno-oposición. La manipulación mediática comienza con crear el contexto, para lo cual se narran brevemente algunas de las atrocidades cometidas por los nazis, lo que suele hacerse con poca rigurosidad histórica. Sin tomar en cuenta lo último, podríamos aceptar la farsa aleccionadora. Pero a continuación se lanza al aire, para deleite de los seguidores, la desafortunada comparación entre esos actos y los del adversario local, lo que se hace a costa de la memoria de la Shoá y muchas veces intencionadamente en contra de ella. En la tragedia que hoy vive Venezuela, los chavistas no son ni los judíos ni los nazis del siglo XXI y tampoco son, ni unos ni otros, los dirigentes y los simpatizantes de la oposición.

Los antisemitas suelen acusar a los judíos de no saber pasar la página de la Shoá y de explotar su recordación. ¿A qué prejuicio responde su manipulación para beneficio mediático o político? Debemos insistir en el carácter único e incomparable de la Shoá; guardar su memoria en su justa dimensión obliga a estar alertas de todo aquello que apunte hacia su relativización, banalización o negación.

Me preguntaron si seguiré escribiendo sobre este asunto. En realidad, anhelo que cierre la temporada de banalizadores para no estar tentado de hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close