KEHILÁ
Coordinador del KKL para América Latina visitó la kehilá
15 Febrero, 2018
VIDA RELIGIOSA
Regala y verás la vida como un obsequio
16 Febrero, 2018
Mostrar todo

Tetzavé: para elevar la vela por la eternidad

PARASHÁ
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Tetzavé: para elevar la vela por la eternidad

Yair Ben Yehuda

“Y tú ordenarás a los hijos de Israel y tomarán para ti aceite puro (especialmente) prensado para las luminarias, para elevar (encender) la vela por siempre” (27, 20)

Rashí explica: “El cohén deberá encender la llama hasta que esta se eleve por sí misma”.

La explicación sencilla es que no se cumple el precepto de encender la Menorá con el simple acto de ponerle fuego en las mechas, sino que el cohén deberá esperar hasta que las llamas se mantengan encendidas por sí mismas.

No obstante, hay aquí una idea un poco más profunda y que envuelve nuestra actividad en el ámbito de las mitzvot.

Dice el Sefat Emet: “Es imposible cumplir cabalmente los distintos preceptos de la Torá a través de la fuerza humana exclusivamente, sino que por medio del cumplimiento de cualquier mitzvá se despierta una fuerza superior que ayuda a que este acto repercuta en todos los mundos, superiores e inferiores, y así en cualquier tipo de labor espiritual.

Pues el Creador del universo ha colocado en el espíritu del pueblo judío una chispa interna de santidad que, por medio del esfuerzo y la inversión humana en los quehaceres espirituales, se despertará con toda su fuerza. Y a ello se refiere Rashí con: “hasta que la llama se eleve por sí misma, algo que tarde o temprano tendrá permanencia y continuidad. Pues lo realizado por el hombre tiene límite pero, cuando se despierta la fuerza del Todopoderoso, tiene existencia eterna”.

Esta idea puede aplicarse a muchos aspectos de nuestra vida en cuanto a nuestra relación con nosotros mismos; si deseamos mejorar nuestro carácter –una de las más grandes y fundamentales mitzvot de la Torá– y nos aplicamos y lo hacemos con honestidad, contaremos con una fuerza sobrehumana para materializarlo. Si queremos que en nuestros hogares prevalezcan los valores del judaísmo y que estos últimos trasciendan a las siguientes generaciones, está en nuestras manos atraer a nosotros esa fuerza espiritual mayor, ubicada en las esferas más elevadas del mundo espiritual.

Cada uno pensara por sí mismo qué aspecto de su vida precisa mejoría y refuerzo, y pondrá en práctica este concepto. De esta manera podrá ver la continuidad y permanencia de nuestra tradición milenaria, de manera que ellos –los que vienen detrás de nosotros– lo harán a su vez por sí mismos a las generaciones por venir.

Y tú ordenarás a los hijos de Israel y tomarán para ti aceite puro (especialmente) prensado para las luminarias, para elevar (encender) la vela por siempre” (27, 20)

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close