Esther (Firha) Harton de Kirmayer
11 Noviembre, 2017
El marco de la gran pintura: el recato
11 Noviembre, 2017
Mostrar todo

Toledot: poco más que un simple esfuerzo

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Toledot: poco más que un simple esfuerzo

“Y crecieron los jóvenes, y fue Ësav un hombre que sabía cazar, un hombre de campo, y Yaäcov era un hombre íntegro, quien residía en las carpas” (25, 27).

A partir de este momento se comienza a definir el carácter de quienes serían los protagonistas de la lucha histórica, entre quienes se adhieren al Todopoderoso y los que pretenden alejar a la humanidad de Él.

La nación hebrea es, por definición, la que tiende siempre a mirar hacia estratos elevados, al ámbito espiritual, a emular al Creador del mundo, dando de sí misma a los demás.

Ësav decide alejarse de la estela celestial marcada por su padre y por su abuelo, y opta por dedicar esfuerzos a todo lo relacionado con el mundo físico, como ya se sabe.

En el famoso episodio del plato de lentejas, donde Yaäcov aprovecha el momento y consigue arrebatarle a su hermano la primogenitura, logramos rescatar el rol de Ësav en el mundo y encausarlo a su objetivo real.

Comenta Rashi: “Ya que el servicio a Dios tiene lugar a través de los primogénitos —dijo Yaäcov—, no es propio que un malvado como este ofrende sacrificios al Todopoderoso”.

Por su parte, Ësav también rechazó el mérito de ser sacerdote, diciendo para sus adentros: “He aquí que voy rumbo a mi muerte. ¿De qué me sirve la primogenitura?”.

Explica Rashí: “Preguntó Ësav: ¿De qué se trata este trabajo? Yaäcov le dio algunas advertencias, castigos y penas capitales ligadas a él. Entonces dijo: Por medio de esta labor me condeno a morir. Si es así, ¿de qué me sirve la primogenitura?”.

Es curioso que hasta ese momento nadie se percató de las cualidades de Ësav, y de que realmente no era apto para dedicarse al servicio del Bet HaMikdash, dado que su tendencia era hacia la vida material, los placeres, el engaño, etc. En realidad, posiblemente todas esas malas cualidades aún podía encausarlas al servicio divino, solamente le hacía falta un guía, y Yaäcov estaba dispuesto a serlo. Pero quería probar si internamente tenía el elemento fundamental para dedicarse a estas labores. Y no fue hasta que Ësav rechazó todo al decir: “No quiero arriesgar mi vida para un servicio espiritual”, cuando Yaäcov decidió despojarlo de este mérito.

¿Por qué? En el Judaísmo no existe la frase: “Ya llegué, ya puedo descansar”. Siempre hay un punto más allá de lo que creemos que son los límites de nuestras fuerzas físicas y espirituales. Abraham lo demostró cuando estuvo dispuesto a sacrificar a su querido hijo Itzjak, al dejarse degollar y no poner resistencia. También Yaäcov, al aceptar sin reclamos trabajar otros siete años por Rajel, a pesar de haber sido engañado. Ellos nos enseñaron que el servicio al Creador del universo exige cierto grado de sacrificio personal, además de riesgo.

El Judaísmo es una constante, cada momento de vida en este mundo es una oportunidad para adquirir vida eterna, no existe “ya estoy satisfecho, no quiero más cercanía con Dios”. El sacrificio es palpar un poco más allá de las fuerzas a las que estamos acostumbrados y dar un paso adelante.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close