DOSSIER
En Madagascar vive la comunidad judía más joven del mundo
16 Marzo, 2018
KEHILÁ
¿Por qué Israel? ¡Explora tus oportunidades!
16 Marzo, 2018
Mostrar todo

Tzav: ¡no apaguen el fuego!

PARASHÁ
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Tzav: ¡no apaguen el fuego!

"Y el fuego eterno arderá sobre el altar, no se apagará…”

Las porciones de la Torá que estamos leyendo estas semanas nos indican sobre la naturaleza, los tiempos y las modalidades de cada uno de los sacrificios ofrendados en el Santuario de Dios, el Tabernáculo. Pero por sobre todas las cosas, la Torá exige que el fuego que se encontraba sobre el altar de cobre –el altar del sacrificio, öla– no debía extinguirse jamás. Quien se atreva a apagar una sola braza de él, incurriría en una grave falta explícita de la Torá.

No solamente el fuego debía permanecer encendido cuando el Tabernáculo se encontraba armado y las faenas de los cohanim en proceso, sino también cuando todo estaba desmontado y se encontraban trasladándolo por el desierto. El talmud Yerushalmi dice que le ponían un recipiente sobre él para evitar que el viento lo apague. Dice Rabí Moshé Rotenberg, ZT”L: “Este fue siempre el camino del judaísmo fiel a sus principios durante todas la generaciones y durante todos los tiempos: construir los elementos necesarios para cuidar que el fuego sagrado del judaísmo no se apague, inclusive a lo largo de los exilios y persecuciones. Hay una frase clave en lo referente a la situación presente del judaísmo: quien rompa esos recipientes –los que cuidan el fuego– apagó directamente el fuego. Comenzaron los tzedukim (quienes negaban la tradición oral de la Torá) y continuaron después distintas corrientes reformistas hasta que, aún en nuestros días, existen sectores de las comunidades nuestras, afanados en abrir huecos en los recipientes que conservan el espíritu del judaísmo”

Es verdad, los tiempos cambian, no podemos ser indiferentes a los cambios mundiales, al avance tecnológico ni al fenómeno de globalización: así es nuestro mundo en estos días. No obstante, es imprescindible contar con una opinión rabínica que nos guíe dentro del mar de lo moderno y nos ayude a utilizar de la mejor manera los recursos que se innovan día a día.

Las herramientas que el mundo entero pone a nuestra disposición de acuerdo con nuestra visión de las cosas y en función de nuestros principios podrían ayudarnos a crear nuevos recipientes que cuiden y protejan nuestros ideales milenarios o, Dios no lo quiera, a romperlos y exponer lo más querido por nosotros a los vientos de cambio, los cuales podrían apagar y enfriar el fuego que arde en el corazón de todo judío.

“El fuego arderá eternamente…” si no lo apagamos con nuestra indiferencia y falta de interés en nuestras tradiciones.

Shabat Shalom

Yair Ben Yehuda

“Y el fuego eterno arderá sobre el altar, no se apagará…”

Las porciones de la Torá que estamos leyendo estas semanas nos indican sobre la naturaleza, los tiempos y las modalidades de cada uno de los sacrificios ofrendados en el Santuario de Dios, el Tabernáculo. Pero por sobre todas las cosas, la Torá exige que el fuego que se encontraba sobre el altar de cobre –el altar del sacrificio, öla– no debía extinguirse jamás. Quien se atreva a apagar una sola braza de él, incurriría en una grave falta explícita de la Torá.

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close