Tu legado queda entre nosotros, por Thalma Cohen
2 Marzo, 2018
DOSSIER
Hillo Ostfeld, Z’L
2 Marzo, 2018
Mostrar todo

Un gran hombre

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

Un gran hombre

Rabino Isaac Cohen*

N os toca hoy recordar a un gran hombre, el señor Hillo Ostfeld (Z’L). Nació en 1926 en una Rumania que fue luego devastada por la Segunda Guerra Mundial, sufrió en carne propia el horror indescriptible de la Shoá, y finalmente llegó a Venezuela en 1953 con las manos vacías, pero el corazón lleno de buena voluntad.

Aquí, gracias al Todopoderoso, prosperó grandemente a base de trabajo tenaz y honesto y, a pesar de una juventud de penurias y de zozobras, que trascurrió en los años más tenebrosos de la historia de Europa, jamás se abandonó a la amargura y al escepticismo. Por el contrario, fue un firme creyente en Dios y un entusiasta convencido en la bondad innata de los seres humanos. La brújula que guió su vida fue el agradecimiento.

Siempre sintió la obligación moral de retribuir el bien recibido. Fue un generoso y activo filántropo, dentro y fuera del ámbito judío. No le bastó con contribuir con cuantiosos y reiterados donativos, sino que su desinteresada vocación de servicio lo llevó a ocupar, con un destacado desempeño, los más importantes cargos comunitarios: presidente de la Unión Israelita de Caracas (UIC) y de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV).

Fue un hombre de naturaleza auténticamente humilde; en él no había cabida para la pose o el amaneramiento. Quien no es humilde no puede ser un buen líder comunitario

Mucho contribuyó su labor a que la comunidad judía de Venezuela, que él entendía como una organización única e indivisible –por igual y a un mismo tiempo askenazí y sefardí–, llegase a ser considerada “la mejor comunidad del mundo”, tal como él solía decir con sano orgullo y entrañable cariño. Para él nadie era pequeño, todos eran importantes y todos estaban llamados a cumplir una valiosa labor tarde o temprano. Era de esa maravillosa clase de personas que no preguntaba “¿Quién eres?” sino “¿En qué puedo ayudarte?”. En el prójimo veía a un hermano, fuese askenazí o sefardí, judío o no judío. Su norma de conducta fue la tolerancia, el entendimiento y la aceptación, jamás el rechazo a nadie.

Fue un hombre de naturaleza auténticamente humilde; en él no había cabida para la pose o el amaneramiento. Quien no es humilde no puede ser un buen líder comunitario. ¿A quién escogió Dios para guiar a Su pueblo? A Moshé Rabéinu, pues como leemos en Séfer Bamidbar (12:3): “Y era Moshé un hombre muy humilde, más que todos los hombres de la tierra”.

Hillo Ostfeld (Z’L) nunca fue un hombre de miras estrechas. Su visión global y universalista del mundo lo llevó a amar profundamente a Venezuela, país en el que de manera definitiva se estableció, pero no por eso dejó de ser un ferviente sionista y defensor incondicional de su también muy amado Medinat Israel.

Pienso que su memoria, como judío y ser humano, queda en justicia asociada a la palabra “optimismo”. Fue un hombre siempre capaz de ver y de hallar en las personas y en las cosas que le rodeaban sus aspectos más favorables. Leemos en Maséjet Makot (24) que cuando unos jajamim (sabios) visitaron las ruinas de Yerushaláim, no pudieron contener el llanto. Sin embargo, Rabí Akivá reía. Le preguntaron “¿Por qué ríes?”. Él respondió “Estaba predicho que Yerushaláim sería destruida (Mijá 3:12), pero también está predicho que después de eso, algún día, volveremos a vivir en ella (Zejariá 8:4)”. El espíritu optimista de Rabí Akivá es el mismo espíritu presente en Hillo Ostfeld y en todos aquellos heroicos pioneros que, gracias al Todopoderoso, fundaron el moderno Medinat Israel, cuya capital eterna e indiscutible es y seguirá siendo la ciudad de Yerushaláim.

Cuando leemos al inicio de Terumá (25:2) “Meét Kol-Ish Asher Yidebénu Libó”, “de todo hombre a quien motiva su corazón”, me resulta imposible no pensar en Hillo Ostfeld. Condujo su vida motivado e impulsado por un corazón noble y generoso. En lo personal, puedo asegurar que siempre encontré en él palabras de aliento y sabios consejos. Estaba de acuerdo conmigo en que debía superarme y seguir estudiando. Gran parte de lo que ahora soy se lo debo a él, a su manera gentil y amable de escuchar y comprender. Creía firmemente en que toda persona debía hacer su mayor esfuerzo para dar lo mejor de sí mismo. Recuerdo que le gustaba citar las palabras del sabio Hillel (Avot 2:5): Al Tifrosh Min Hatzibúr, “no te apartes de la comunidad”.

Me atrevería a decir ahora que es nuestra comunidad la que jamás habrá de apartarse de su benefactora y bendita memoria. Que el Todopoderoso lo tenga en el santo lugar que corresponde a las almas justas y piadosas del pueblo de Israel.

*Rabino principal de la Asociación Israelita de Venezuela

MÁS NOTAS SOBRE HILLO OSTFELD

Nos toca hoy recordar a un gran hombre, el señor Hillo Ostfeld (Z’L). Nació en 1926 en una Rumania que fue luego devastada por la Segunda Guerra Mundial, sufrió en carne propia el horror indescriptible de la Shoá, y finalmente llegó a Venezuela en 1953 con las manos vacías, pero el corazón lleno de buena voluntad.

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close