Flora Benshimol
12 Agosto, 2017
El rostro de la ingratitud
12 Agosto, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Cómo el uso de escudos humanos viola el derecho internacional


Tyler Stapleton*

H amás, Hezbolá, el Estado Islámico y otros grupos terroristas han demostrado una propensión a usar escudos humanos para proteger la infraestructura que usan para efectuar ataques. Ellos ordenan a hombres, mujeres y niños colocarse sobre techos y al lado de sitios de lanzadores de cohetes, para disuadir las medidas en retaliación.

El uso de civiles para proteger blancos militares es una violación flagrante del derecho internacional y un crimen de guerra. Si surgen futuros conflictos y se toman nuevamente estas acciones, el liderazgo de Hamás, Hezbolá, la Yijad Islámica palestina, Brigadas al-Aqsa y otros deben ser responsabilizados por utilizar a sus partidarios como activos militares.

Las disposiciones relevantes de la Ley de Conflicto Armado (LOAC) están establecidas en los Convenios de Ginebra de 1949, ratificados por 196 naciones, incluidos todos los miembros de la ONU. El núcleo de estos acuerdos internacionales aborda la definición como blanco de activos militares y su distinción de atacar civiles, propiedad civil, y a los heridos o capturados. Los escudos humanos también caen dentro de esta categoría y representan el uso ilegal de civiles para disuadir operaciones militares.

La prohibición del uso de civiles en la guerra se deriva tanto de las Convenciones de Ginebra como de los protocolos adicionales de 1977. El artículo 51 del primer protocolo dice: “Las partes del conflicto no ordenarán el movimiento de la población civil o civiles individuales a fin de tratar de proteger de ataques a los objetivos militares o para proteger operaciones militares”. Adicionalmente, el artículo 58 señala que las partes de un conflicto “a) sin prejuicio del artículo 49 de la Cuarta Convención, se esforzarán por extraer a la población civil, civiles individuales y objetivos civiles bajo su control de la vecindad de objetivos militares; b) evitarán localizar objetivos militares dentro o cerca de áreas densamente pobladas; c) tomarán las otras precauciones necesarias para proteger a la población civil, civiles individuales y objetivos civiles bajo su control contra los peligros resultantes de operaciones militares”. Estos protocolos prohíben el uso de civiles como escudos para operaciones militares.

Existen motivos para preocuparse nuevamente por los escudos humanos, porque Hezbolá parece estar rearmándose con miles de cohetes y misiles avanzados por medio de su patrón, Irán, mientras desarrolla la capacidad local de fabricar armas en el sur del Líbano. Además, Hezbolá parece estar usando a ONGs ambientales como cobertura para crear puestos de observación e infraestructura que podrían ser usados para atacar a las fuerzas israelíes.

Las acciones de Hezbolá ilustran también la necesidad de actualizar y fortalecer la implementación de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU y el Acuerdo de Taif, que requieren el desarme de las milicias en Líbano. La Fuerza Interina de ONU en Líbano (Unifil) y las Fuerzas Armadas Libanesas (FAL) no tienen los recursos ni la voluntad política para desarmar a Hezbolá. Un informe reciente del Departamento de Estado de EEUU cita estimaciones israelíes de que Hezbolá tiene una reserva de 130.000 cohetes y misiles, incluyendo proyectiles avanzados antiaéreos y anti-buques.

Para asegurarse de que haya consecuencias por usar escudos humanos, el Congreso estadounidense ha propuesto una Ley para Sancionar el Uso Ilícito por parte de Hezbolá de Civiles como Escudos Indefensos. La legislación solicita al gobierno buscar sanciones multilaterales contra individuos y entidades de Hezbolá que faciliten el uso de civiles como escudos humanos.

El proyecto de ley también esboza sanciones y prohibiciones de visado contra individuos que participen en estas actividades. Además, el Congreso presentó recientemente dos proyectos de legislación que enmiendan la Ley de Prevención de Financiación Internacional de Hezbolá del año 2015, para apuntar al lavado de dinero y financiación globales del grupo.

Estados Unidos y la comunidad internacional deben condenar el uso aborrecible de escudos humanos por parte de Hezbolá, Hamás, el Estado Islámico y otros grupos. Junto a sus socios, Estados Unidos debe utilizar todas las herramientas a su disposición para combatir el uso de escudos humanos por parte de organizaciones terroristas. Al generar bajas civiles, el uso de escudos humanos crea culpa en vez de compromiso, y es un impedimento directo para la paz.

*Asesor de Seguridad Nacional en el Congreso de EEUU y para el sector privado.

Fuente

Enlace Judío (México). Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close