79 años de la Kristallnacht: los genocidios nacen del discurso del odio
24 Noviembre, 2017
Parashat Vayetzé: la escalera como un ejemplo
24 Noviembre, 2017
Mostrar todo

Vaishlaj: piensa positivo

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Vaishlaj: piensa positivo

“Y vio (el ángel) que no podía con él, y le golpeó en la cadera, y dislocó la cadera de Yaacov al haber luchado con él… Y nombró Yaacov al lugar Peniel, pues vi un ángel de Dios cara a cara y se salvó mi alma. Y despuntó el alba a Yaacov cuando pasó por Penuel (Peniel), y él renquea sobre su cadera. Por lo tanto no comerán los hijos de Israel el nervio ciático que se encuentra sobre la cadera, pues fue golpeada la cadera en el nervio ciático” (Bereshit 32, 26-33)

Yaacov regresa a su tierra, Eretz Israel. Y como parte de las dificultades que deberá atravesar para realmente adquirirla enfrentará a su hermano Esav.

Antes de encontrarlo la Torá relata que mantiene una lucha a muerte con su ministro celestial. Esta se extiende durante toda la noche. A la postre Yaacov domina y somete a su enemigo quien, antes de sucumbir, le golpea el nervio ciático y lo deja renco.

La Torá destaca que por este hecho los descendientes de Yaacov no comerán el nervio ciático.

A simple vista, la razón por la que el pueblo judío no come este nervio es porque a nuestro padre Yaacov lo golpearon justo ahí. No obstante, rabí Aharón Levi de Barcelona, autor del libro Séfer HaJinuj, sostiene que principalmente es un recordatorio de que el sol brilló para Yaacov después de la pelea.

Y así como Dios hizo brillar el sol para nuestro patriarca, y por medio de él se curó, y su dolor se mitigó y Yaacov sanó de todo sufrimiento que le provocó el ministro espiritual de Esav, así mismo brillará para nosotros, sus descendientes, la luz del Meshiaj, quien curará nuestros males y nos redimirá pronto en nuestros días.

El secreto de la última y definitiva redención se encuentra en un solo punto: creer con firmeza que, después de todos estos años de oscuridad, opresión, persecuciones y demás desgracias acaecidas a nuestro pueblo, una gran luz iluminará nuestra vida sin lugar a dudas y nuestra condición cambiará radicalmente para bien.

Un largo y oscuro túnel tiene al final una abertura. A distancia puede no verse del todo, o tal vez apenas como una chispa de luz, pero conforme nos acerquemos a ella tomará cada vez más y más forma hasta convertirse en la salida anhelada. Pues de esa misma forma el sol iluminó a Yaacov, poco a poco pero al final… con una intensa luz.

Es verdad, en la actualidad hay más razones para deprimirnos que para alegrarnos; no obstante, la prohibición de comer el nervio ciático nos afirma y confirma que en la misma medida que las desgracias y sufrimientos pueden afectar nuestra vida, también lo harán la salvación y la cura: no hay razón para perder las esperanzas. La lucha se puede extender por un tiempo relativamente extenso pero llegará a su fin, y nos llevaremos el premio mayor.

Solamente necesitamos creer en ello con firmeza.

Shabat Shalom

Yair Ben Yehudá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close