El movimiento sionista y la Declaración Balfour
29 Octubre, 2017
Galut
29 Octubre, 2017
Mostrar todo

VaYerá: ¡Juntos!

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

VaYerá: ¡Juntos!

L a última y más grandiosa prueba que Abraham tuvo que enfrentar es la que figura al final de nuestra parashá: Äkedat Itzjak, que en su traducción literal es “El atado de Itzjak”.

Es verdad, la prueba fue dirigida a Abraham mismo, pues es más difícil sacrificar a un querido y único hijo, que uno mismo sacrificarse por alguien más. Pero también Itzjak tuvo que poner empeño y determinación para permitir a su padre completar la misión hasta el final: esta prueba la tuvieron que pasar los dos.

“Y tomó Abraham los leños para el sacrificio (de ölá) y los colocó sobre Itzjak, su hijo, y tomó en su mano el fuego y el cuchillo, y se fueron los dos juntos. Y le dijo Itzjak a Abraham: Padre. Y él le dijo: Heme aquí, hijo mío. Y luego: Aquí están el fuego y los leños, pero ¿dónde está el cordero para el sacrificio? Y dijo Abraham: Dios escogerá un cordero para el sacrificio, hijo mío. Y fueron los dos juntos”.

Surgen las siguientes preguntas. Sin duda iban los dos juntos, ¿por qué, entonces, la Torá señala este hecho? Además, ¿por qué la Torá lo reitera? Y por último, ¿por qué Itzjak no preguntó antes dónde estaba el cordero para el sacrificio?

Es posible responder de la siguiente manera. Justo el versículo anterior a los mencionados, señala que Abraham ordenó a sus dos acompañantes, Eliëzer e Ishmaël, permanecer en el sitio a donde habían llegado y no avanzar más. De forma que de ahí en adelante el proyecto de ofrendar un sacrificio se trasformó en algo que involucraba a Abraham y a Itzjak de manera personal.

Este hecho los unió en un lazo sumamente estrecho, y la Torá lo menciona: “Y se fueron los dos juntos”. A partir de ese punto, y siendo Itzjak parte esencial en la realización de la ofrenda, se involucra y se da cuenta de que lo más importante de ella falta: “¿Dónde está el cordero?”. En ese momento Abraham le revela que él mismo será el sacrificio, que su parte en la ofrenda va mucho más allá de ser uno de los socios.

Este hecho haría salir corriendo a cualquiera, pensando que tal vez su padre estaría sufriendo alguna enfermedad senil (jas ve shalom). Pero no fue así. Saber que él mismo sería el más grande sacrificio que haría su padre, quien logró apegarse al Eterno con una fuerza inimaginable, lo llevó a unirse a él como nunca lo hizo durante su vida. Por este motivo la Torá reitera: “Y se fueron los dos juntos”. Es decir, en una clase de unión superior a la mencionada, que incluye pensamiento, corazón y entrega. Solamente así Itzjak se convirtió en parte de la misma prueba que debía conquistar su padre.

“La unión hace la fuerza” es una frase conocida por todos. No obstante, Abraham e Itzjak nos demostraron que el concepto de unión en el Judaísmo va mucho más allá de simplemente asociarse para cierto objetivo. La verdadera unión es la que enlaza a todas las partes con el Todopoderoso, y puede trascender por muchas generaciones, como lo es el mérito del “Sacrificio de Itzjak”, el cual recordamos día a día, especialmente en Rosh Hashaná y Kipur.

Así mismo, cuando Israel está unido, no solamente se fortalece sino que además puede trasformar la realidad, rompiendo malos decretos y atrayendo bendición y bondad hacia nuestras comunidades y al mundo entero.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

1 Comment

  1. David Colmenares Rebolledo-Vas dice:

    Shalom! Hermosa y profunda reflexión sobre VaYerá, llega hoy hasta nosotros en este articulo; promueve y anima al apego al cumplimiento, temor y esperanza en Hashem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close