NOTICIAS
EEUU podría reconocer anexión del Golán por Israel
25 Mayo, 2018
NOTICIAS
Semanas noticiosas
25 Mayo, 2018
Mostrar todo
KEHILÁ

KEHILÁ

La red de asistencia social de la comunidad judía de Venezuela coordina a las organizaciones que ofrecen apoyo solidario en las áreas de alimentación, salud, educación, subsidios económicos, inserción laboral y recreación, para todo miembro de la kehilá que esté atravesando dificultades

 

Uno de los preceptos del judaísmo es Kol Israel arevim ze la ze, “todos en el pueblo de Israel son responsables los unos de los otros”. No es posible desentenderse de las dificultades que, en un momento determinado, padezcan nuestros correligionarios. Por ello, desde hace muchas décadas nuestra comunidad ha creado varias organizaciones de asistencia social.

KEHILÁ

Un grupo de estudiantes de la comunidad, trabajando como voluntarios en la preparación de las cestas de productos básicos de Keren Ezra

Yájad (“Juntos”) fue creado en 2004 bajo las cúpulas de la UIC y la AIV con el propósito de centralizar la ayuda a los beneficiarios de apoyo socioeconómico, optimizar los recursos e integrar esfuerzos. Así se logró agrupar un equipo de profesionales y voluntarios que atiende de forma holística a las personas o familias que reciben apoyo, facilitándoles la ayuda que requieran según su condición. Como explica Nylka Cohén, coordinadora de la red: “Nuestra misión es ofrecer una calidad de vida digna en un ambiente comunitario”.

Cada caso se somete a un estudio profesional con el que se determinan las condiciones en que se encuentra el individuo o la familia respectiva. Pero quienes requieren ayuda no siempre la solicitan, quizá por un prurito de orgullo; en estos casos, la información suele llegar a través de otras personas o instituciones. Entonces se lleva a cabo un acercamiento y se les explica que la dignidad de la persona no tiene relación con las dificultades que esté enfrentando en un momento determinado, y que la comunidad ofrece su apoyo con absoluta discreción y confidencialidad.

Las instituciones que integran Yájad hacen un llamado a que más personas de la comunidad se integren y formen parte de estos grupos, para garantizar que exista una generación de relevo en esta función tan importante para la vida de la kehilá

La coordinadora de la Comisión de Asistencia Social de la UIC, Blima Rajchenberg de Kahn, comenta que la comunidad aplica el principio judaico de tzedaká basseter (caridad sin ostentación): “Más que caridad, tzedaká significa justicia, hacer honor a la persona a la que ayudas porque está atravesando una coyuntura difícil”.

En efecto, de acuerdo con los valores del judaísmo, la forma más elevada de tzedaká es aquella en que la persona que recibe el apoyo no sabe quién se lo ha dado, y quien lo ofrece no hace de ello una forma de envanecerse.

A continuación, una breve descripción de las actividades de cada una de las organizaciones agrupadas en Yájad, además de la Comisión de Asistencia Social tanto de la UIC como la AIV.

 

Comisiones de Asistencia Social de la AIV y de la UIC

Atienden las necesidades de sus respectivos miembros, que por diferentes causas no estén en la posibilidad de cubrir sus requerimientos básicos. De ser necesario, los derivan a alguna de las otras instituciones de Yájad.

 

 

Tiene el objetivo de proporcionar ayuda monetaria, fija o de carácter puntual, por ejemplo para cubrir el alquiler, gastos de educación o los servicios de la vivienda. En la actualidad trabajan en esta organización siete voluntarios. Su coordinadora es Clara Benzaquén de Rizel.

 

 

Suministra productos de la cesta básica de manera directa y, según las necesidades particulares, a familias de escasos recursos dentro del núcleo comunitario.

Contando con un equipo fijo de cinco voluntarias, que aumenta a unas 20 cuando así se requiere, Keren Ezra apoya actualmente a aproximadamente 250 familias comunitarias, dotándolas de un paquete mensual de productos alimenticios y de higiene personal. Además, se les entregan bonos que pueden canjearse en los diferentes establecimientos kasher de Caracas, así como en locales de verduras, frutas y legumbres del Mercado Guaicaipuro y otros expendios de alimentos. Su coordinadora es Syma Farache.

 

Suministra mensualmente los medicamentos que requieren los beneficiarios para atender diversas condiciones de salud. “A pesar de la crisis que vive el país, la institución está en la búsqueda constante de medicinas en todas las farmacias del país”, señala la coordinadora de esta organización, Vera Lasry de Kaufman, quien añade que actualmente el Bikur Jolim atiende a unos 100 beneficiarios y cuenta con cinco voluntarias.

 

 

 

Institución creada por la Federación Venezolana de Mujeres Judías, consiste en un centro que acopia donaciones de ropa, muebles y utensilios en general que se encuentren en buen estado, los cuales se utilizan para dotar a las familias que así lo requieran. Una gran parte de las donaciones se pone en venta, y con el producto obtenido se adquieren medicamentos para Bikur Jolim. Su coordinadora es Sidy Rosenfeld.

 

Se trata de un grupo de voluntarias que apoyan a personas mayores que viven solas, o a quienes tienen algún padecimiento o condición particular y no cuentan con familiares en el país. Las visitan con frecuencia, y las acompañan a sus citas médicas u otras diligencias. También visitan a los residentes del Beit Avot (hogar de ancianos de la comunidad).

Shemesh, con su lema “Iluminar la vida de las personas”, surgió en 2005. Como explica su coordinadora, Lilian de Bentolila, busca cubrir una necesidad no siempre reconocida: la de afecto y tiempo. “Uno veía que a muchas personas les daban alimentos y medicinas, estaban bien atendidas, pero les faltaba el apoyo emocional, la compañía”.

 

 

Es el centro de empleo y emprendimiento de la comunidad, dirigido a quienes requieren insertarse en el mercado laboral. Además, brinda asesoría y orientación para la búsqueda de un nuevo empleo (como la elaboración de currículum vitae), o para desarrollar un emprendimiento. Avodá fue creado en 1999, y lo coordina Nylka Cohén.

 

 

 

 

Apoya a jóvenes de 16 a 26 años que tienen potencial para iniciar estudios superiores pero no cuentan con los recursos económicos necesarios. A los jóvenes se les otorgan créditos para que puedan cursar sus carreras. Lo coordina Esther Taranto.

 

 

Adicionalmente, debe recordarse que nuestro comunitario ofrece apoyo a los miembros de la comunidad que no estén en condiciones de cumplir con el pago de la cuota de mantenimiento, ya sea en forma parcial o total, pues la filosofía de Hebraica es que todos en la kehilá tienen derecho a contar con ese espacio de recreación, deporte, cultura y encuentro social.

 

Redacción NMI

 

Tiempos difíciles

La hiperinflación y la escasez de productos que agobian al país han hecho cada vez más complicado cumplir con los objetivos de nuestra red de asistencia social, pero sus integrantes han logrado sobreponerse a las dificultades. Como afirma Rachel Chocrón de Benchimol: “El apoyo de la comunidad ha sido impresionante; esta crisis nos ha hecho crecer como seres humanos”.

Voluntarias de Shemesh haciendo jalot en el Beit Avot

 

Anécdota

– Sin importar la religión

“Hace algunos años le comunicaron a la Comisión de Asistencia Social de la UIC que un arquitecto judío que vivía en Carayaca, y que había llegado a Venezuela con la idea de crear un kibutz en esa zona, se encontraba muy afectado por un enfisema pulmonar. Nuestro mejor aliado para hacerle llegar los medicamentos fue el cura de la parroquia, quien además era su amigo”.

DATOS DE CONTACTO DE YÁJAD

Teléfonos: (0212) 552-1066 / 6798

Dirección: Unión Israelita de Caracas, San Bernardino.

Correos electrónicos: info.yajad@gmail.com / dirección.yajad@gmail.com

 

 

 

 

 

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close