Ki Tetzé: ¡pero sigo siendo el rey!
25 Agosto, 2017
Ki Tavó: ¿a escondidas?
1 Septiembre, 2017
Mostrar todo
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

120 años del Primer Congreso Sionista: un hito en la historia del pueblo judío

Rafael Winter

El 29 de agosto del año 1897 tuvo lugar un acontecimiento relevante, decisivo en la historia del pueblo judío: la inauguración del Primer Congreso Sionista que se realizó en Basilea, Suiza.

D uró tres días. Debió haber tenido lugar en Múnich. Pero no pudo ser en esa ciudad porque judíos asimilados y rabinos —paradoja de este pueblo singular— se opusieron. Por eso se trasladó a Basilea.

Alguien definió bien al Congreso Sionista como “Parlamento judío en el exilio”, seguramente la primera vez que se realizaba algo así en el marco del pueblo de Israel, luego de 2000 años de diáspora.

La realización de este Congreso (y los sucesivos) está íntimamente ligada a la figura de Herzl, quien, en sus cortos cuarenta y cuatro años de vida, dejó una profunda huella, imborrable, en la historia y el destino del pueblo de Israel.

Herzl. ¡Tanto se ha hablado y escrito sobre él! Un judío casi asimilado, probablemente alejado de los marcos institucionales y comunitarios judíos, alejado de la práctica religiosa. Un hijo de su tiempo, de la época de la emancipación. De él salió todo esto. De él nació el sionismo político. De un judío soñador y realista al mismo tiempo, que decidió no esperar más al cielo sino llevar su proyecto adelante aquí, en la tierra.

Herzl y el sionismo político por él creado es una rebelión contra el destino histórico del pueblo judío. Él no creó la idea sionista. La idea del retorno a Sión viene de muy lejos, de la época del exilio babilónico. Pero su grandeza radica en haber trasformado esta gran idea en un movimiento político organizado. Contra viento y marea. Se le opusieron asimilados. Se le opusieron bundistas. Se le opusieron rabinos. Se le opusieron filántropos. Le quedaron... las masas. A ellas recurrió. Ellas, en buena medida, lo apoyaron. Y otras varias personalidades a nivel individual.

Herzl comprendió que para que el proyecto se pusiera en marcha y fructificara, era necesario no solamente reforzar y unificar el frente interno, sino que resultaba fundamental hacer del sionismo un tema en la agenda de las naciones del mundo. Por eso los contactos que intentó y llevó a cabo —hayan sido exitosos o no— con distintas personalidades influyentes de su tiempo.

En cuanto al Primer Congreso, asistieron cerca de 200 personas, delegados en su mayoría. También se encontraban presentes gentiles que simpatizaban con el sionismo. Herzl, como no podía ser de otra manera, pronunció el discurso inaugural. Posteriormente, una pieza oratoria magistral de Max Nordau acerca de la situación general de los judíos en varios países del mundo. Y como es sabido, los logros más importantes del Congreso: la formulación del Programa de Basilea. “El objetivo del sionismo es crear para el pueblo judío un hogar en Palestina, garantizado por el Derecho Internacional”. Y el establecimiento de la Organización Sionista Mundial. Congreso y Organización Sionista perduran hasta hoy.

También en aquel Congreso de 1897, el profesor Herman Shapira propuso establecer un Fondo Nacional Judío (que surgirá más adelante: el Keren Kayemet LeIsrael) y una Universidad Hebrea en Jerusalén (también surgirá más adelante).

Herzl no fue el primero. Hubo grandes precursores del sionismo, los cuales, de alguna forma, fueron pavimentando el camino. Pero Herzl, desprovisto de todo elemento mesiánico, con los pies sobre la tierra y con objetivos claros (utópicos para muchos), comenzó a llevar a la práctica una idea milenaria y a cambiar el rumbo de la historia del pueblo judío. En ese sentido, el Primer Congreso Sionista marca un hito fundamental.

No es el objetivo de este artículo profundizar en el pensamiento de Herzl, su análisis del antisemitismo —objetivo, desapasionado y brillante— y cómo visualizaba él al futuro Estado judío (sus obras El Estado judío* y Altneuland lo expresan muy bien), sino simplemente no dejar pasar inadvertida una fecha decisiva de nuestra larga y dramática historia.

Por si todo esto fuera poco, Herzl “profetizó” en su diario, poco después del Primer Congreso Sionista: “En Basilea fundé el Estado judío. Si yo dijera esto hoy, obtendría como respuesta una carcajada universal. Tal vez dentro de cinco años, y ciertamente dentro de cincuenta, todo el mundo lo verá”. Así fue. Con precisión asombrosa. Año 1947, la partición de Palestina (que dio lugar al nacimiento de Israel). Poco después, en 1948, la independencia. Sin Herzl, su visión, energía, inteligencia y acción, no hubiese sido posible. Y el Primer Congreso Sionista fue el punto de partida.

Fuente: Comité Central Israelita del Uruguay. Versión NMI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close