Colegio Moral y Luces “Herzl-Bialik” celebró XVII edición de CaMUN
24 Noviembre, 2017
Legitimidad y reconocimiento, setenta años después
24 Noviembre, 2017
Mostrar todo

A 70 años de la Resolución 181 de la ONU

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

A 70 años de la Resolución 181 de la ONU

Miguel Truzman*

E l 24 de octubre de 1945, a meses de haber finalizado la conflagración mundial más atroz de la historia de la humanidad, que costó la vida de más de sesenta millones de personas e incluyó el evento más dantesco, amoral e inimaginable para la raza humana –la Shoá u Holocausto judío–, se creó una organización cuya finalidad era armonizar los esfuerzos de las naciones por alcanzar objetivos fundamentales como la paz y seguridad internacionales, cooperación y amistad, y dirimir cualquier conflicto que no pudieran resolver los países involucrados.

Entre las diversas situaciones que tenía que afrontar ese organismo al que, en la Conferencia de San Francisco, los cincuenta países signatarios denominaron Organización de las Naciones Unidas, se contaba el conflicto entre árabes y judíos en Palestina. Prácticamente en el primer período extraordinario de sesiones de la ONU, en abril de 1947, se creó una comisión especial compuesta por once países para estudiar la situación y plantear un proyecto de resolución a la Asamblea General.

Esta comisión debatió intensamente el tema durante más de tres meses y, en el segundo período ordinario de sesiones, el 29 de noviembre de 1947 se aprobó la Resolución 181 con 33 votos a favor, 13 en contra, 10 abstenciones y un país que no se presentó.

Es importante destacar que el bloque más importante dentro de la ONU era el latinoamericano, conformado por 20 países de los cuales 13 –incluyendo a Venezuela– votaron a favor, mientras 6 se abstuvieron y solo Cuba votó en contra.

¿Cuánto dolor, sufrimiento y muerte se habrían evitado si los pueblos árabes se hubiesen atenido a esa decisión, que aprobó la mayoría y obtuvo respaldo universal de los países tanto de Occidente como del bloque del Este?

Lo que hizo la Resolución 181 fue materializar una intención previa del movimiento sionista mundial, muy anterior a las dos guerras mundiales, que recogía el anhelo del pueblo judío disperso por el mundo de reencontrarse en la tierra de sus antepasados, comenzando desde el rey David y pasando por la construcción por parte de su hijo Salomón del Primer Templo de Jerusalén, que contenía el Arca de la Alianza entre el Eterno y el pueblo de Israel.

Esta resolución contemplaba la creación de dos Estados, uno judío y otro árabe, el establecimiento de las ciudades de Yafo como enclave árabe dentro del territorio judío y de Jerusalén bajo administración de la ONU como ciudad internacional.

Si bien es cierto que el porcentaje de territorio que se otorgó a los judíos era de 52%, más de la mitad se constituía del desierto del Néguev y otro porcentaje de áreas pantanosas de difícil utilización. A esto deben sumarse otros detalles, como el tratamiento de la inmigración de los judíos de Europa y los límites territoriales del proyecto de Estado judío. Con todo y eso, los representantes judíos aceptaron la resolución.

Lamentablemente, la Liga Árabe, ya que no existía una delegación palestina (que se crearía mucho después, en 1964, con la Organización para la Liberación de Palestina), rechazó categóricamente la resolución y amenazó con destruir al naciente Estado judío si este declarase su independencia.

¿Cuánto dolor, sufrimiento y muerte se habrían evitado si los pueblos árabes se hubiesen atenido a esa decisión, que aprobó la mayoría y obtuvo respaldo universal de los países tanto de Occidente como del bloque del Este?

Setenta años después seguimos a la espera de una solución, que debe pasar inexorablemente por el reconocimiento en el mundo árabe de la existencia de un Estado judío en el Medio Oriente, donde cultivó sus raíces hace más de tres mil años.

*Vicepresidente de la CAIV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close