Carta de la Cátedra de Estudios sobre el Holocausto Hillo Ostfeld (ULA)
2 Marzo, 2018
Uno de los patriarcas de la kehilá
2 Marzo, 2018
Mostrar todo

Carta de Janán Olamy, ex embajador de Israel en Venezuela

DOSSIER
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

Carta de Janán Olamy, ex embajador de Israel en Venezuela

Muy apreciado y siempre recordado Sami Rozenbaum:

Rebeca Perli tuvo la gentileza de informarme sobre el fallecimiento de nuestro amigo Hillo, cuya personalidad vigorosa, generosa, altruista, y su liderazgo carismático, sensato, valiente y equilibrado en el plan judío y nacional, han dominado la escena de la vida comunitaria por tantas décadas y han sido de estimulante ejemplo para las generaciones más jóvenes. Como seguramente sabrás, mi esposo Janán no está en condiciones de salud para poder enviar su aporte testimonial a NMI. Quisiera pedirte, si te aparece oportuno, publicar la carta que Janán le escribiera a Hillo al terminar de leer su apasionante historia personal ocho años atrás, en la que le expresa la admiración y el afecto que siempre hemos tenido por Hillo y por Klara. Te lo envío adjunto y te quedaré agradecida si lo publicaras.

Con un amistoso Shalom,

Anita Olamy

Querido amigo Hillo:

Deseo agradecerte por haberme enviado un ejemplar de tu libro Sin tregua, sobre cuya aparición supe hace unos días por una nota firmada por Andrea Hernández, aparecida en Nuevo Mundo Israelita de fecha 12 de marzo de 2010.

Obvio que te diga que leí con fruición, en dos días (¡netos!) las más de 300 páginas del libro, que me han causado una muy honda impresión. Fue esta lectura una intensa incursión, casi personal, en la mayoría de las etapas de tu agitada e intensiva vida, parte de las cuales me eran parcialmente conocidas, ya que sobre las mismas te oí referirte, hasta con lujo de detalles, en algunos discursos que pude acompañar siendo uno de los presentes en tales ocasiones.

Conociéndote muy personalmente, como pienso, pude inferir ya al comienzo de la lectura de tu libro que era muy veraz y auténtico el nombre de tu autobiografía, así llamada Sin tregua, nombre que seguramente habéis escogido junto con tu familia, con Klara en primer lugar, pero así bien con Trudy, que resultó al parecer escogencia personal tuya. El nombre es veraz, ya que así fue el camino que has recorrido en los largos años de tu derrotero como sobreviviente del Holocausto y luchador incansable por abrirte un futuro en la vida.

No me siento necesitado de polemizar contigo sobre las variadas pero a veces criticables, aun cuando siempre audaces e interesantes, referencias a tus actividades económicas y financieras de tu comienzo después de la guerra, destinadas a encontrar el camino acertado en tus esfuerzos por consolidar los primeros pasos y encontrar más tarde tu lugar en el joven Israel de la década de los cincuenta, cuando también Klara logró aportar sus esfuerzos como incipiente obrera agraria, aun antes de su llegada al naciente Estado de Israel.

He encontrado valor especial en tus formas de expresar los sentimientos hacia la entonces aun desconocida Venezuela, que os acogió con afecto como sobrevivientes del Holocausto, que ustedes lograron superar gracias a la joven república sudamericana que os recibió.

Sin tregua son tus años de actividad pública y tu accionar en favor de la vida venezolana, y paralelamente de la comunitaria judía. Me asombra que en el resumen de tus actividades comunitarias omites la mención del rabino Pynchas Brener, figura central y altamente valorada por todos los medios venezolanos, inclusive los no judíos.

Encontré de mucho valor y significado los pensamientos de tu hija Trudy, que se une a ustedes y a vuestros amigos Jaegerman para una visita turística, casi melancólica, a la mítica (para muchos judíos ashkenazíes) ciudad de Czernovitz, donde floreció en su época una muy rica y enraizada vida cultural judía en la que también tú, en tu adolescencia, te nutriste de ella, y naturalmente también Trudy, en sus años hogareños y estudiantiles, escuchó vuestras opiniones y comentarios sobre dicho rico rincón en la Europa Central que en el presente ha naturalmente decaído en parte, pero está aún impregnada del sabor de antaño, que tanto atrae y fascina.

Sin tregua es, en resumen, un muy valioso testimonio digno de encomio sobre tu integración personal plena al espíritu de este continente y de la Venezuela histórica en particular.

Plausible sería que los líderes del presente pusieran sus ojos en el mismo país que supo inspirarte tanta fidelidad y devoción por sus hombres y causas.

He encontrado valor especial en tus formas de expresar los sentimientos hacia la entonces aun desconocida Venezuela, que os acogió con afecto como sobrevivientes del Holocausto

No me siento necesitado de polemizar contigo sobre las variadas pero a veces criticables, aun cuando siempre audaces e interesantes, referencias a tus actividades económicas y financieras de tu comienzo después de la guerra, destinadas a encontrar el camino acertado en tus esfuerzos por consolidar los primeros pasos y encontrar más tarde tu lugar en el joven Israel de la década de los cincuenta, cuando también Klara logró aportar sus esfuerzos como incipiente obrera agraria, aun antes de su llegada al naciente Estado de Israel.

He encontrado valor especial en tus formas de expresar los sentimientos hacia la entonces aun desconocida Venezuela, que os acogió con afecto como sobrevivientes del Holocausto, que ustedes lograron superar gracias a la joven república sudamericana que os recibió.

Sin tregua son tus años de actividad pública y tu accionar en favor de la vida venezolana, y paralelamente de la comunitaria judía. Me asombra que en el resumen de tus actividades comunitarias omites la mención del rabino Pynchas Brener, figura central y altamente valorada por todos los medios venezolanos, inclusive los no judíos.

Encontré de mucho valor y significado los pensamientos de tu hija Trudy, que se une a ustedes y a vuestros amigos Jaegerman para una visita turística, casi melancólica, a la mítica (para muchos judíos ashkenazíes) ciudad de Czernovitz, donde floreció en su época una muy rica y enraizada vida cultural judía en la que también tú, en tu adolescencia, te nutriste de ella, y naturalmente también Trudy, en sus años hogareños y estudiantiles, escuchó vuestras opiniones y comentarios sobre dicho rico rincón en la Europa Central que en el presente ha naturalmente decaído en parte, pero está aún impregnada del sabor de antaño, que tanto atrae y fascina.

Sin tregua es, en resumen, un muy valioso testimonio digno de encomio sobre tu integración personal plena al espíritu de este continente y de la Venezuela histórica en particular.

Plausible sería que los líderes del presente pusieran sus ojos en el mismo país que supo inspirarte tanta fidelidad y devoción por sus hombres y causas.

Janán Olamy

Jerusalén, 19 de abril de 2010

MÁS NOTAS SOBRE HILLO OSTFELD

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close