¡Bravo Promoción ‘92 “Fuimos, somos y seremos”!
3 Diciembre, 2017
La luz de Janucá en tiempos inciertos
8 Diciembre, 2017
Mostrar todo

Dos mil años de espera: un éxodo moderno

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Dos mil años de espera: un éxodo moderno

Salomón Baum

salbau@me.com

P ertenezco a una generación intermedia entre la que sufrió el Holocausto y la de la redención, es decir, la que nació después de la refundación del Estado de Israel.

En aproximadamente 20 años esta generación dejará de existir, tal como la del Holocausto, y es importante dejar constancia de un sentimiento que será muy difícil reproducir y que se perderá en el tiempo. Se trata de la angustia, la melancolía y la añoranza que sentían nuestros padres cuando hablaban de un Estado judío y soñaban con él. Hay que ubicarse en la Europa de la primera mitad del siglo XX, incluso en la Norteamérica de esos años. Era soñar con algo imposible, una quimera que llevábamos impregnada en nuestros genes.

Apartando a los grandes visionarios del primer Congreso Judío Mundial, ¿quién se atrevía a imaginar siquiera un Estado judío, gobernado por judíos y habitado, en su gran mayoría, por judíos? ¿Quién podía imaginar que habría una Ley del Retorno que permitiría a cualquier ciudadano de religión judía emigrar a su hogar ancestral? Y aún más asombroso: ¿quién podía imaginar que en ese Estado todo el mundo hablaría, escribiría, estudiaría y cantaría en la lengua original de la Torá? Ni siquiera Herzl se atrevió a soñar tanto.

Sí, es verdad, fueron dos mil años de espera y de indecibles sufrimientos los que padecieron nuestros ancestros, y nosotros hemos tenido el extraordinario privilegio de apreciar ambos mundos: el mundo sin el Estado y el mundo con el Estado. Nuestros hijos, nietos, bisnietos y todas las generaciones venideras lo darán por sentado, algo que siempre ha estado allí. Por eso es tan importante resaltar lo que significa el antes y el después.

Nuestra generación ha sido testigo de hechos extraordinarios que rayan en lo milagroso: la Guerra de la Independencia, la Guerra de los Seis Días (cuyo 50º aniversario acaba de cumplirse), el desarrollo de un Estado vibrante, vigoroso, con una capacidad tecnológica entre las primeras del mundo, todo en la tierra ancestral de Israel, la tierra que Hashem entregó a nuestros patriarcas. Pero posiblemente el hecho más trascendental, cuya importancia no siempre se percibe y que viene ocurriendo ante nuestros ojos desde la refundación del Estado, es el retorno: el regreso de millones de correligionarios desde todos los rincones del planeta a la Tierra Prometida, en un éxodo moderno que se produce 3.500 años después del éxodo mencionado en la Torá. Ese hecho sin precedentes es el que ha permitido los “milagros” antes citados.

Estos extraordinarios acontecimientos se han producido, en buena medida, gracias a la solidaridad y cohesión del pueblo judío a nivel planetario que, por encima de diferencias y diversidad en la práctica religiosa y posiciones políticas personales, ha dado su apoyo irrestricto al Estado judío como principal prioridad. Es por esa razón que las rivalidades entre diferentes denominaciones religiosas dentro del judaísmo son tan peligrosas e indeseables y deben evitarse a toda costa.

Posiblemente el hecho más trascendental, cuya importancia no siempre se percibe y que viene ocurriendo ante nuestros ojos desde la refundación del Estado, es el retorno: el regreso de millones de correligionarios desde todos los rincones del planeta a la Tierra Prometida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close