AIV homenajeó a Samuel Garzón y Moisés Wahnón
28 Octubre, 2017
Adiós a Harry Almela
28 Octubre, 2017
Mostrar todo

FSV recordó a Marianne Kohn-Beker con un conversatorio

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

KEHILÁ

Con la participación de varias instituciones comunitarias

FSV recordó a Marianne Kohn-Beker con un conversatorio

E l 8 de octubre se llevo a cabo, en la sede de la Fraternidad Hebrea B’nai B’rith, un conversatorio en homenaje a la reconocida académica Marianne Kohn Beker (Z’L), convocado por la Federación Sionista de Venezuela.

Isaac Bimblich dio la bienvenida al nutrido público en nombre de la B’nai B’rith, y recordó que el Premio de Derechos Humanos, máximo galardón que otorga esa institución, correspondió en 2009 a Espacio Anna Frank, del cual Kohn Beker fue fundadora.

Abraham Levy Benshimol, moderador del evento, destacó que la idea de llevar a cabo el conversatorio tuvo una acogida fraternal y entusiasta por parte de las instituciones comunitarias.

Entre una y otra ponencia se proyectaron fragmentos de una video-entrevista realizada en el año 2000, editada por Nelson Hariton, en el que Marianne Kohn Beker se refería a sus recuerdos vitales, a la importancia que le daba a la familia, y a sus principales preocupaciones intelectuales.

A continuación se resumen las participaciones de los invitados.

Ilana Beker, arquitecta e hija de Marianne: la cultura es lo que nos impulsa

No quiero llamar a esto “homenaje”, porque a mi mamá poco, por no decir nada, le gustaban… Nunca permitió que en un discurso, por ejemplo los de In Memoriam —para lo que trabajaba año tras año sin cesar, y que han sido pronunciados por embajadores o personalidades venezolanas— fuera mencionado su nombre. En fin, consideraba que su trabajo era su deber como ser humano, continuar y emprender las obras que ayuden a mejorar el futuro, ya sea de un individuo, de la familia, de la comunidad o del mundo entero.

Quiero leerles una respuesta de Marianne a una pregunta “fortuita” formulada por Rebeca Lustgarten, cuando iniciaron su trabajo conjunto en el Comité de Cultura de la UIC. Rebeca pregunta: “¿Cómo definirías ‘cultura’?”. Cito a Marianne: “Cultura es lo que queda después que creemos que todo lo que aprendimos lo hemos olvidado. En este orden de ideas, cultura es un sedimento de todo lo vivido, tanto sensorial como emotiva e intelectualmente”.

En fin, cultura es la visión singular del mundo y de la vida que comparte un pueblo; cómo ese mundo es y cómo debería ser, cómo la vida es y cómo debería ser. Es el motor que nos mueve hacia un destino, que no nos permite permanecer pasivos, que nos impulsa a continuar en la “pelea” a pesar de los pesares, porque nos asegura que lo que logramos es valioso y nos atenaza a seguir adelante, no solo porque creemos que tenemos mucho que perder, sino porque nos hace considerar que vale la pena seguir adelante para alcanzar, más allá de los derechos elementales por los que todos luchamos o deberíamos luchar, superarnos cada vez más aprovechando los dones que tenemos de inteligencia y creatividad.

Emmanuel Abramovits, director de Cultura de la UIC: siempre mirando al futuro

En la reciente biografía que se publicó sobre su hermana Dita, Marianne escribió el Epílogo, y en él nos habla de la gran suerte que tuvieron ellas de crecer en un país donde se respiraba tanta libertad y un ambiente donde no se conocía el antisemitismo. Al respecto yo quisiera devolverle la pelota y expresar que fue mucha suerte la que tuvo Venezuela, y en especial la comunidad, de contar con alguien como Marianne, que tanto le aportó a ambas.

Recuerdo que en un homenaje a Dita, realizado en Hebraica hace unos años, cuando le tocó hablar a ella no quiso hacerlo de su pasado, sino de los proyectos futuros. Así fueron siempre las hermanas, y de hecho, hoy mismo se dio la clausura de un gran evento que hasta hace poco era solo un proyecto. En el epílogo de la mencionada biografía, Marianne también expresa la tristeza de ver que su hermano y sus nietos llevan ahora el título de extranjeros en los sitios donde viven, cuando su generación y la de sus padres pensaban que Venezuela era el destino “para siempre”.

Ruth Capriles, politóloga: Marianne era armonía y tolerancia

Conocí a Marianne a finales de los años 1970 en el Instituto de Filosofía de la UCV. Ella estaba trabajando en esos días sobre el concepto de libertad en Hannah Arendt.

Eran días gloriosos para el pensamiento y la discusión intelectual en ese Instituto. Para mí, recién graduada y persiguiendo estudios de doctorado que me llevaron a la filosofía analítica, fue un privilegio haber participado de esa breve escapada de las oscuridades de Hegel, Marx, Cardozo y toda la compañía de marxistas y “dependentólogos” que nos inyectaban en amplias dosis en la UCV.

Marianne presentó su trabajo sobre Hannah en el seminario semanal que se realizaba en el Instituto. Cada quien presentaba su trabajo para ser criticado por los pares (y no pares en mi caso). La crítica era mortal, sin inquina pero sin compasión. Allí aprendí de la crítica constante de las ciencias, y sobre lo que la lógica implacable podría hacer por el comportamiento humano.

Con el trabajo de Marianne sucedió algo que solo ahora, cuando recuerdo, me percato. La batalla crítica de mentes brillantes, desplegada en los encuentros que realizábamos, se convirtió en una conversación armoniosa, de intercambios consensuales.

Pienso que dos factores generaron esa anomalía. La personalidad de Marianne que irradiaba, suscitaba armonía y tolerancia. Nadie podía estar en desacuerdo con Marianne, ni discordar de verdades dichas con tan leve toque que no podían suscitar antagonismo.

Néstor Garrido, periodista: la importancia de la memoria

Mi primer contacto laboral con Marianne Beker estuvo enmarcado en el proyecto de la Gerencia de Cultura de la Unión Israelita de Caracas, de preservación de la memoria oral de la comunidad judía de Venezuela, en el año 2000, con el que se habían recogido las decenas de testimonios de judíos y gentiles que habían sido testigos de esos comienzos. Después, me tocó mi primera reunión con Marianne, en su casa de San Rafael de La Florida, donde de lo primero que me habló fue de la importancia de la memoria y de que la película, que narraría la historia de los primeros asquenazíes que llegaron a Venezuela a principios del siglo XX, debía empezar con la frase: “No olvides quién eres ni de dónde vienes”. Imbuido en ese espíritu de recuperación del recuerdo, como parte fundamental del ser judío, comenzamos Marianne y yo la aventura de narrar y contar las peripecias de los clappers en tierras venezolanas, en una película que llamamos Valió la pena, que saldría simultáneamente con esa maravillosa obra de historia colectiva que se denominó Noticia de una diáspora, que ella apadrinó, y la conversión en libro de los testimonios de los sobrevivientes del Holocausto en los tomos de Exilio a la vida.

Harry Almela, poeta: estar pendientes del “otro”

No me gustan las palabras “solidaridad” y “tolerancia”. Tolerar significa soportar, aguantar; se empleaba durante la Edad Media para referirse a tener que aguantar a alguien que ha cometido un delito. Es una palabra contaminada: “yo soy el baremo que mide lo que se puede soportar o no, el que mide a los demás”, al “otro”. Por eso me interesa la preocupación de Marianne por el “otro”, que viene de los trabajos de Emmanuel Lévinas.

Lévinas empleaba una imagen, la contraposición entre el mítico héroe griego Ulises y el patriarca hebreo Abraham. Luego de sus aventuras, Ulises siempre regresa a su vida, al “sí mismo”. En contraste, Abraham promete no regresar, y le pide a su familia y a sus siervos que lo acompañen en un camino que no tiene fin. Es la diferencia entre la mentalidad griega y la judía. El viaje de Abraham es mucho más prometedor, pero más problemático, porque tiene que ir al encuentro del “otro”. Siempre espera un mandato: “no matarás, no me mates”.

Marianne siempre apuntó al tiempo de lo por venir; tenía que ver con el infinito, con todo aquello que apunta hacia el “otro”. Nosotros debemos estar pendientes del “otro”, tal como Marianne lo hizo.

Al final de las ponencias, Esther “Dita” Cohén, hermana de Marianne, quiso expresar su agradecimiento a los presentes, y señaló: “Lo único que deseo es que ella siga presente. Hay que leer, seguir adelante, pensar que el futuro va a ser mejor. Eso es continuar con el trabajo de Marianne”.

Redacción NMI

Foto José Esparragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close