VaYerá: ¡Juntos!
29 Octubre, 2017
Yijad Islámica podría “vengar” destrucción de túnel terrorista
3 Noviembre, 2017
Mostrar todo

Galut

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Galut


Chaim Raitport

“C uando el sol comenzó a ponerse, cayó un profundo sueño sobre Abrám; y he aquí que un temor y una gran oscuridad descendieron sobre él. Y [Dios] le dijo a Abrám: Debes saber que tus hijos serán extranjeros en una tierra que no será de ellos, y los esclavizarán y los afligirán... y después saldrán con gran riqueza” (Génesis 15:12 -13).

Galut (diáspora) se presenta de muchas maneras. El esclavo hebreo en Egipto; el próspero judío en el exilio en Babilonia; el perseguido habitante del gueto en la Europa medieval; el prisionero en Auschwitz; el judío estadounidense tolerado en el club de campo local; Medinat Israel, rehén de los caprichos de las potencias mundiales.

Nuestro propio éxodo, el que nuestra comunidad tristemente está experimentando hoy, aquí en Venezuela. Todos son sujetos del galut, cuya definición más básica es: “un extraño en una tierra que no es suya”. No dominas el entorno, este te lo domina; no tienes el control de las circunstancias, eres su víctima.

Galut se describe a menudo como un castigo por nuestros defectos. En la oración de Musaf, en los días festivos, declaramos: “A causa de nuestros pecados fuimos exiliados de nuestra tierra”. Pero ello solo es parte de la historia. En el “Pacto entre las partes” entre Dios y Abraham (en ese momento todavía se llamaba Abrám), en el que se estableció por primera vez que habría un pueblo judío, Dios informó a Abraham que sus descendientes serían extranjeros en una tierra que no de ellos. El galut de Am Israel fue ordenado antes de que hubiese una nación hebrea.

De hecho, hemos sufrido galut durante la mayor parte de nuestra historia, con una excepción ocurrida el tiempo en que ambos templos se mantuvieron en pie (826-423 a.c. y 349 a.c. - 69 d.c.) durante unos 830 años. En el período del Primer Templo residimos en nuestra patria y la Presencia Divina habitaba manifiestamente entre nosotros; pero durante el Segundo Templo nos encontrábamos bajo la hegemonía de potencias extranjeras. Incluso durante el período del Primer Templo, hubo períodos de conflicto interno y subyugación extranjera. De hecho, el Talmud apunta a una sola generación: los 40 años del reinado del rey Salomón, como un momento en que “la luna estaba llena”, cuando nuestra relación con Dios era completa y éramos los verdaderos dueños de nuestro destino.

Uno pensaría que el galut, el cual ha dominado el 99% de nuestra historia, se arraigaría en el carácter judío, o al menos se convertiría en una forma de vida aceptada. Pero lo más asombroso del galut es que casi 4000 años después del “Pacto entre las partes”, el galut es tan aterrador, tan incomprensible, tan extraño para nuestras almas como lo fue para Abraham en ese fatídico día cuando contempló y sintió un espantoso temor y una gran oscuridad.

Los pueblos del mundo, que ciertamente incluyen a naciones más ricas, más poderosas y políticamente más independientes que nosotros, han aceptado en general el hecho de que el mundo en el que viven incluye fuerzas mayores, a las que ellos mismos están sometidos. Pero no el judío. No nos hemos reconciliado con el Galut. Nunca lo hemos aceptado y nunca hemos dejado de luchar por la redención.

De hecho, es la gran “anti-naturalidad” del galut, su misma extrañeza, la clave de la “gran riqueza” que produce. La constante conciencia de que este no es nuestro lugar, la fe perdurable de que las circunstancias actuales no son “tal como son las cosas”, es la raíz de todo lo que el judío ha logrado y obtenido, tanto para él como para el mundo.

Ahí radica la paradoja del galut: su poder se deriva del hecho de que no debe ser, no puede ser. Del incesante esfuerzo por lograr su desaparición, de la fe cierta de que el esfuerzo tendrá éxito. Por ello también se ordenó con anterioridad en el “Pacto entre las partes”.

Nosotros, los judíos, hemos sido acusados de muchas cosas, pero nadie nos ha llamado crédulos. Si cien generaciones de labor y lágrimas judías se utilizaron en el esfuerzo, es solo porque sabemos que la luna recuperará su plenitud y viviremos en un mundo de bondad y perfección divina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close