Jerusalén, capital eterna
15 Diciembre, 2017
Arqueólogos descubren excepcional estructura helenística en el Néguev
15 Diciembre, 2017
Mostrar todo

¿Qué había para cenar en Jerusalén hace 1.100 años?

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ISRAEL/DIÁSPORA

¿Qué había para cenar en Jerusalén hace 1.100 años?

Restos fosilizados hallados en la Ciudad de David dan nuevas pistas sobre la dieta de la ciudad durante el período islámico temprano

R estos de un basurero de hace 1.100 años, excavados recientemente cerca de la Ciudad Vieja de Jerusalén, proporcionan una verdadera mezcla de delicias culinarias. Según indican las semillas, huesos y otros desechos bien preservados, los habitantes de la ciudad disfrutaban de carne de vacuno, pescado y aves, acompañados de vegetales y lentejas. ¿Y de postre? Torta, ensalada de frutas, higos, uvas o moras.

La basura suministra evidencia física de la dieta urbana del período islámico temprano en Israel. Según los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), también había en el menú huevos, posiblemente hierbas medicinales, y la primera evidencia del consumo local de berenjena.

“Igual que nosotros cocinamos una torta y arrojamos las cáscaras de huevo en la basura, así es exactamente como encontramos los restos. También hay escamas y huesos de pescado, y pequeños roedores (estos últimos presumiblemente consumían los desperdicios), informó la arqueóloga Oriya Amijay en una nota de prensa.

El basurero se descubrió durante una excavación efectuada por la IAA en colaboración con la Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel y patrocinada por la Fundación de la Ciudad de David.

Curiosamente, los restos estaban en un estado similar a la fosilización: sus compuestos orgánicos se volvieron minerales, sin descomponerse y conservando su forma y color, un proceso poco conocido que los investigadores están estudiando con intensidad. “Las semillas de uva lucen como si acabasen de salir de la uva”, dice el director de la excavación, Najshon Szanton. Aunque es muy pronto para saber si se descubrirán rastros de ADN, ello constituiría un importante descubrimiento científico.

Los restos ofrecen un vistazo de la economía, el comercio y la agricultura durante el Califato Abásida, que controló la región durante lo que se considera la Edad de Oro del Islam. Entre los utensilios descubiertos había una antigua lámpara de aceite con la inscripción barajá, bendición en árabe. Lo más sorprendente fue encontrar semillas de berenjena, la evidencia más antigua de ese fruto en Israel, y un ejemplo de la globalización de las rutas comerciales: el origen de la berenjena es India o Sri Lanka y se asume que llegó a Irán durante la conquista persa de esas naciones hacia el año 518 a.e.c.

El Califato Abásida, que comenzó en el año 750 e.c., empleaba burócratas persas para gobernar su imperio, y las costumbres persas –así como sus alimentos– se enraizaron en la región. Szanton asume que la berenjena era originalmente importada, y luego se cultivó localmente.

Por su parte, según la arqueóloga Oriya Amijay –cuya tesis de posgrado se basó en hallazgos de basureros similares–, las miles de semillas de uva podrían indicar alguna actividad industrial. “Podría haberse producido vino o, con mayor probabilidad, miel de uva. Sabemos que tras la conquista musulmana la producción de miel de uva se hizo más prevalente mientras la de vino declinó, debido a la prohibición religiosa de las bebidas alcohólicas”, comenta. Una evidencia a favor de esto es que las semillas no están aplastadas, como suele suceder cuando las uvas se usan para hacer vino.

Szanton agrega que aunque los tres grupos monoteístas (judíos, musulmanes y cristianos) vivían en Jerusalén en esa época, “aún no sabemos exactamente quién comía qué”. Probablemente esto se aclare tras un análisis más detallado de los huesos animales.

Fuente: The Times of Israel. Traduccion NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close