Gabriel Chuchani, In Memoriam
26 Mayo, 2017
Seis días y un contexto
26 Mayo, 2017
Mostrar todo

“Haremos y escucharemos”, consigna de vida

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

SHAVUOT

“Haremos y escucharemos”, consigna de vida



Esther Benayoun de Benhamou

H ace algunas noches me llamó mi hermana, quien vive en el exterior, y me dijo: “¡Qué bonito el sonido de los grillos!”. Quiero decirles que aunque dicho sonido estaba, está y, si Dios quiere, seguirá estando todas las noches en este país tropical bendecido con clima, paisajes, aromas, sabores y sonidos maravillosos, que deleitan invariablemente nuestros sentidos, no me había percatado de aquel armonioso y relajante canto. Así como sucede que dejamos pasar o damos por sentado una vista al Ávila, una guacamaya de todos los colores, entre tantos otros elementos que, gracias a Dios, tenemos en este hermoso país.

Se acerca la festividad de Shavuot. Recordamos la consigna que todo el pueblo judío clamó al unísono antes de recibir la Torá, aun sin saber de qué trataba: “Haremos y escucharemos”. Es curioso que este evento no haya sucedido al instante en que los yehudim milagrosamente salieran de Egipto, sino unos 50 días después, cuando el éxtasis y la emoción del momento se habían sosegado. Y es que, así como en la vida, los grandes esfuerzos no se miden por cuán impulsados estemos en momentos de inspiración, no son aquellos en los que vemos claramente cuál y cuán rápida será dada la recompensa. Más bien evalúan nuestra grandeza aquellos actos que se dificultan en momentos cualesquiera, cuando te cuesta hacer esa llamada, buscar el tiempo para una mitzvá, pedir perdón o ir contra la corriente, la cual en ocasiones te aleja de tu espiritualidad sin que te percates de ello.

La grandeza se alcanza justo cuando estamos ocupados, cansados, cuando no vislumbramos luz. Cuando elevas los ojos al cielo aun después de un intento fallido hacia la búsqueda de tu sueño, o cuando el negocio que tanto esperabas no funcionó. Cuando aprovechas lo difícil del momento para salir fortalecido. Cuando las cosas ya no son tan color de rosa e incluso ahí sigues apoyando a tu cónyuge. Cuando en medio del caos sacas las fuerzas para jugar con tus hijos, haciéndoles sentir que en tu regazo están en el lugar más seguro. Cuando haces mitzvot que requieren de tu contada y valiosa energía, tiempo y recursos. Cuando te alegras con las alegrías de los demás y cuando te entristeces con sus penas.

La entrega de la Torá se hizo esperar con el fin de que la recibiéramos en un momento “normal”, asegurando que de esta manera creceríamos con ella. La consigna “Haremos y escucharemos” fue y continúa siendo una muestra fidedigna de emuná. Establece una confianza 100% en este ser supremo sin saber los detalles, dejando ir aquello que pensamos que ha de ser como pensamos, para rendirnos ante los deseos de Hashem. Es actuar con todas nuestras fuerzas pero a la vez estar de acuerdo con el resultado.

Cada año nos erguimos en el Monte Sinaí. El regalo de la sabiduría de Dios nos da la oportunidad de sumergirnos en su crecimiento infinito. Nos encontramos en tiempos difíciles, cada familia y cada individuo tiene una realidad, algo que la presiona. En general, las cosas no son tan fáciles como antes. Cualquier circunstancia “adversa”, al mismo tiempo, visto desde el punto de vista de la Torá, es un regalo de Dios, una vez más, con la finalidad de que saquemos de ella, o de nosotros, el mejor partido.

En los momentos más dramáticos o en los más extraordinarios es relativamente fácil sentir a Dios. En los momentos promedio es un reto saber que también Él está ahí. Es primordial tenerlo con nosotros cuando queremos un buen puesto de estacionamiento, u obtener aquello que buscamos de una manera sencilla. Shavuot nos recuerda que también en los momentos normales, en los momentos rutinarios, y en los que no hay rutina, estamos en presencia de la luz de una supervisión divina.

Predecir a través de un modelo determinista guiado por el pasado para saber estadísticamente cómo será el futuro, es una manera equivocada de creernos omnipotentes. Y quien lo haya probado podría demostrar que es una fórmula totalmente imperfecta. Los eventos son dispuestos de acuerdo a nuestro esfuerzo, pero los resultados no dependen de nosotros.

El deseo natural del ser humano de certidumbre, de querer saber qué va a pasar, se ve disminuido cuando de repente dejamos de tener los datos de lo que ocurrirá. Es ahí cuando aplicamos lo que nuestros ancestros: hacemos y luego escuchamos.

La fortaleza que tiene lo desconocido, la parte de “haremos”, aun antes de “escuchar”, no solo es posible sino que también es una forma de vida, es la forma judía y correcta de vivir.

Es propicio que practiquemos estar más conscientes. Así como para “ver” el “sonido” de los grillos. Así como para reutilizar tantos recursos con los que contamos, muchos de ellos porque ya los hemos practicado. Volvamos a recibir la Torá, porque queremos recibirla conscientemente, con ello desarrollaremos la habilidad para armonizar nuestra vida, para lograr experiencias multisensoriales, como sucedió en el Monte Sinaí.

Cuando hacemos del Judaísmo una parte intrínseca de nuestra rutina, nos cambia, podemos saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Recibir la Torá una vez más es escuchar los paisajes, es ver los sonidos. Profundicemos el vínculo con nuestra esencia. Notemos los grillos. Sintamos el Ávila. Disfrutemos Hebraica.

Estemos conscientes de todo lo bueno que tenemos. De la Torá, nuestra guía de vida. De lo bueno que es tenernos los unos a los otros. “Hine ma tov hu ma naim, shevet ajim gam yajad” (“Mirad cuán bueno y agradable es cuando conviven los hermanos en unidad”).

Actuemos, y luego escucharemos, si Dios quiere, buenas noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close