DOSSIER
Hillo Ostfeld, Z’L por el Rabino Pynchas Brener
15 Febrero, 2018
KEHILÁ
Coordinador del KKL para América Latina visitó la kehilá
15 Febrero, 2018
Mostrar todo
DOSSIER
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2080
2081
2082
2083
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

Hillo Ostfeld, el diplomático

Milos Alcalay*

T odavía estamos impactados por la triste noticia de la partida de ese gran Hombre (mentsch) que fue Hillo Ostfeld, uno de los más destacados miembros de la kehilá venezolana.

La desaparición de este sobreviviente de la Shoá deja un profundo vacío. Las instituciones de la comunidad israelita llevan su sello en los más variados campos: el humano, el institucional, el idealista, el solidario. Como filántropo, entregó generosamente una constante y generosa contribución. Fue respetado por su sabiduría y sus consejos; hasta los rabinos se le acercaban para conocer sus opiniones. Como empresario fue un exitoso gestor; como padre y abuelo forjó una linda familia con Klarita, su compañera de vida, quien estuvo a su lado en todo. Ambos eran sobrevivientes, y al mismo tiempo militantes de la verdad, convencidos de que debían contar sus pesadillas para que sirvieran de esperanza al ser conocidas por las jóvenes generaciones de venezolanos, a quienes quisieron trasmitir las consecuencias del horror del odio totalitario del nacionalsocialismo del siglo XX, que asesinó a seis millones de judíos.

Para dar su propio testimonio como sobreviviente y desmentir las tesis negacionistas, escribió libros, dio entrevistas, ofreció conferencias y recorrió incansablemente diversas universidades del país, tanto en la capital como en el interior de la República. Se reunió con estudiantes de las universidades Católica Andrés Bello, Metropolitana y Simón Bolívar, quienes escuchaban emocionados sus vivencias al enfrentar la muerte a cada paso. En la Universidad de Los Andes, en Mérida, sus intervenciones fueron tan impactantes que se creó de manera permanente la Cátedra de Estudios sobre el Holocausto que lleva su nombre, como señal de admiración.

Mucho se escribirá sobre sus infinitos aportes en la comunidad y para ella, pero quisiera destacar en este artículo el impacto que tuvo Hillo en mi carrera diplomática. Para mi misión como embajador de Venezuela en Rumania, antes de viajar a mi destino visité al entonces presidente de la CAIV. Hillo me dio los mejores consejos sobre cómo vincularme con su amigo, el legendario rabino Moshe Rozen, o con el académico judío Nicolae Cajal, y de allí los inmensos puentes que se tejieron entre la Rumania posterior a Ceausescu y Venezuela. Resultó fundamental su apoyo durante la visita oficial a Venezuela del presidente Ion Iliescu, mientras que en Rumania se publicaron varios libros de Hillo y de Klarita sobre su testimonio de vida.

Cuando fui embajador de Venezuela en Israel, su aporte diplomático fue inmenso y se dio en ambos sentidos; no solo durante sus visitas a Israel pude acompañarlo a visitar a presidentes, ex presidentes, primeros ministros, parlamentarios y alcaldes, sino que también en Caracas Klarita y él eran anfitriones permanentes, al recibir en su casa a los más destacados personajes de la vida israelí. Mencionar los nombres de los ilustres homenajeados no sería justo, porque se trata de los más reconocidos y dejaría a muchos por fuera.

Muchas décadas antes, ya lo veía apoyándome durante la visita a Caracas de la presidenta del Parlamento Europeo, Simone Veil. Después, como viceministro de Relaciones Exteriores, nunca dejé de ser invitado a los actos de la comunidad. Siendo embajador de Venezuela ante la ONU, pude tratar con él temas como un reconocimiento justo para Israel.

Contar las diferentes incidencias no sería posible en este breve espacio. Pero sirva para resumir entre sus múltiples aportes, el de la gran visión de Hillo, a quien tanto debo, en su labor como diplomático. Gracias, Hillo.

*Diplomático, ex embajador de Venezuela en Israel.

Todavía estamos impactados por la triste noticia de la partida de ese gran hombre (mentch) que fue Hillo Ostfeld, uno de los más destacados miembros de la kehilá venezolana.

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close