Ganador del concurso “Tu mejor foto de Jerusalén”
26 Mayo, 2017
Más allá de la vida se reestrena en Hebraica
5 Junio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Jerusalén: entre la verdad, la conveniencia y la desilusión



Elías Farache S.

E l presidente Donald Trump finalizó su visita a Israel. Las expectativas de la misma no se sabe aún si fueron cumplidas. Ojalá su estilo imponente haya servido para relanzar de alguna forma un proceso de paz sumido en el marasmo propio de quienes no quieren reconocer la existencia de un Estado judío, ni el derecho de los judíos a un Estado. Pero quizás, por circunstancias que no acertemos a inferir, algo se reactive.

El presidente norteamericano fue cauteloso. Protocolo impecable, al menos en TV. Discursos comedidos, lugares comunes, vestuario de primera. La reiteración obligada del nexo entre los Estados Unidos e Israel en virtud de valores comunes que comparten. La condena al terrorismo, el temor a un Irán nuclear. Todas las verdades relativamente cómodas se dijeron.

Pero queda un gusto algo no tan dulce. Aquellas verdades que no se dicen. Y no es que se proclamen a viva voz, solo que se digan, reconozcan. Aunque entendemos la conveniencia política del momento de guardar silencio, de no enfurecer a ciertos eventuales interlocutores, de no trancar un camino que ya luce muy congestionado. Con todo, a pesar de esta comprensión y ejercicio de lógica, queda un sabor algo amargo.

Jerusalén es una ciudad judía. Fue la capital del rey David, la sede del Templo de Jerusalén construido y destruido dos veces. El punto desde donde partió el exilio y la diáspora de los judíos, y el punto de retorno. El referente geográfico de los tres rezos diarios. La ciudad que se añora, llora y ora por retornar. Sin que quiera restarse su importancia para las otras religiones monoteístas y el nexo de sus respectivos feligreses con la ciudad, la verdad histórica es que Jerusalén fue primero una ciudad judía y de esa misma condición es que se deriva luego el nexo con otras confesiones.

Este tipo de actitudes es ya costumbre en el quehacer de los temas de pre-negociaciones y negociaciones que involucran a Israel. No decir aquellas verdades que se conocen para no molestar a una contraparte que, igual, siempre se molesta. Hacerse de la vista gorda y asumir que, como el monopolio del sentido común y la sensatez se le atribuye a una parte, pues que sea esta la que no insista en temas incómodos. Por ahora y hasta ahora, esta táctica no ha funcionado. A los hechos nos remitimos.

La práctica del apaciguamiento con el fin de no molestar, y lograr que el adversario esté cómodo y actúe en aras de preservar esa comodidad, no ha resultado. Parecía que Donald Trump iría por un camino, si no de disuasión ni confrontación, sí algo más frontal. No ha sido así, y aunque se alberga la esperanza de que ello sea para bien… la decepción se deja colar, y cómo. Eso de visitar el Muro Occidental a solas, sin la compañía del anfitrión natural, se ve como una visita a escondidas, hecha con una cautela que raya en el temor o la vergüenza. Resulta extraño, por más que querramos comprenderlo. Y no agrada.

Mientras, veamos el lado positivo de la visita. Israel ha sido reconfirmado como aliado; las tensiones que existían con la administración anterior han desaparecido en primera instancia; algunos países árabes, como Arabia Saudita, en virtud de una amenaza que sí es verdadera para ellos, Irán, tienden tenues lazos de “no enemistad absoluta”. Los acuerdos de venta de armamento sofisticado a Ryad a lo mejor son compensados con un aumento de las exportaciones de Israel a Estados Unidos. En fin, el vaso no está vacío.

Pero con todo y la lógica, la resignación, la comprensión y el pragmatismo… cómo nos habría gustado oír de boca de Trump y su comitiva que Jerusalén es la ciudad judía capital de Israel, y el lugar donde deben asentarse las embajadas de todos los países. Más aún, en la víspera exacta del cincuentenario de su reunificación. ¿O no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close