La luz de Janucá en tiempos inciertos
8 Diciembre, 2017
Un mensaje en Janucá
8 Diciembre, 2017
Mostrar todo

Judea vive: la historia de una janukiyá

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

Judea vive: la historia de una janukiyá

E ra la octava noche de Janucá en Kiel, Alemania, una pequeña ciudad en la que vivían 500 judíos. Aquel año, 1931, la última noche de Janucá cayó en Shabat y el rabino Akiva Baruj Posner, líder espiritual de la kehilá, se apresuraba para encender la janukiyá antes de que empezara el Shabat.

Justo frente al hogar de Posner se ubicaba la sede del partido nazi de Kiel, que esa fría noche de diciembre tenía desplegada la temida bandera con la esvástica. Con las ocho velas brillando intensamente en su ventana, la esposa de Posner, Rachel, tomó una foto del candelabro con la bandera al fondo. Cuando la tuvo revelada, escribió detrás de la fotografía: “Janucá, 5692. La bandera dice ‘Judea muere’, pero las luces responden ‘Judea vivirá por siempre’”.

“La foto se hizo conocida cuando la historia salió en la prensa”, dice el nieto de Rachel, Yehuda Mansbuch, quien vive en Beit Shemesh, Israel. “Mi abuelo huyó de Alemania en 1933 e hizo aliá. Su comunidad fue a despedirlo en la estación del tren y antes de partir los urgió a escapar del país mientras aún había tiempo”.

La presciencia de la pareja salvó a la comunidad; solo ocho de los 500 judíos de Kiel perecieron en el Holocausto, pues el resto escapó antes de que comenzara el asesinato sistemático. “Mi abuela escribió esa frase en la foto un año y medio antes de que el partido nazi llegara al poder”, dice Mansbuch, “pero ella sabía lo que se aproximaba, y también sabía que los nazis nunca lograrían apagar las luces de la janukiyá”.

Mansbuch conserva la foto original y donó la janukiyá a Yad Vashem, pero cada Janucá regresa la histórica pieza a su casa, donde su hijo, quien lleva el nombre de su bisabuelo y presta servicio en las Fuerzas de Defensa de Israel, enciende las velas.

No todas las familias judías de Europa exponían sus janukiyot tan abiertamente. Hasta fechas recientes, Janucá era sobre todo una festividad para la mesa de la cocina; las luces eran una “provocación” para vecinos hostiles en muchas comunidades europeas, donde los judíos vivían bajo la sombra constante de la persecución y la opresión. Mansbuch afirma: “El pensamiento jasídico nos enseña que la oscuridad es solo falta de luz. Simplemente añade luz y la oscuridad se disipará”.

Hoy como ayer, las janukiyot iluminadas en miles de lugares alrededor del mundo declaran que, a pesar de la incertidumbre y el mal que siempre acecha, y no obstante las amenazas contra Israel y el pueblo judío, “Judea vivirá por siempre”.

Con información de lubavitch.com. Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close