VIDA RELIGIOSA
Hacer lo que nos corresponde y dejar que Hashem solucione 
15 Junio, 2018
La inquietante obra de los artistas Judíos de Weimar
15 Junio, 2018
Mostrar todo

Jukat: Agua

PARASHÁ

 

PARASHÁ

Nuestra parashá comienza con las leyes de purificación de quien se encuentra impuro al haber
entrado en contacto con un muerto.
Como es sabido, tal proceso se llevaba a cabo por medio de las cenizas de la Vaca Roja. Estas se
mezclaban con agua, y debían colocarse en un recipiente especial.
“Y tomarán para el impuro del polvo de la quema del sacrificio para expiación (jatat), y pondrán
sobre él agua de manantial dentro de un recipiente” (19, 17)
Dice Rabí Moshé Shapira de Lublín, ZT”L: “El pueblo de Israel se compara al agua. La naturaleza
del agua es expandirse y anegar superficies enormes, hacer florecer desiertos, agrietar montañas,
aplanar terrenos y abrir caminos aún cuando a su paso lo intenten detener barreras y obstáculos, o
elementos que pretendan desviarlo de su cauce. Todo esto condicionado a encuentrarse en
constante flujo, cuando no se detienen y corren, pero si se llegasen a solidificar, a congelarse, no
tendrían fuerza alguna. De la misma manera es Israel, por medio de la motivación y de un intenso
deseo, pueden alcanzar cualquier objetivo. Pero si llegásen a parar, a enfriarse sus ánimos,
entonces…”
Lo mencionado por Rabí Moshé es principalmente dicho en el marco de la preparación para
alcanzar la máxima pureza posible, la que nos permite acercarnos lo más posible al Creador del
universo, sin ella era imposible acceder al Bet HaMikdash. Y así como es imprescindible el agua en
tal proceso – llamadas aguas de manantial (vivas) – también es imprescindible una actitud positiva
en la persona que se está purificando, aquella que le permita estar en un constante crecimiento
espiritual. Y así como el agua corre, buscando espacios bajos, también la persona que busca
espiritualidad la encontrará en la humildad y en el recato. El agua encontrará una semilla que hará
crecer hasta convertirla (a veces) en un árbol enorme, y la persona encontrará en la toráh la
simiente para crecer y alcanzar a Di´s durante sus 120 años de vida.
El agua es vida … siempre y cuando le permitamos correr y le demos el sentido correcto.
Shabat Shalom

Yair Ben Yehuda

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close