Un tesoro de los sefardíes que abandonaron España
23 Junio, 2017
50 años, nuevos desafíos
23 Junio, 2017
Mostrar todo

Jukat: da de ti mismo

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Jukat: da de ti mismo

D ijo Dios a Moshé: "toma la vara y reúne a la congregación. Tú y tu hermano Aharón le hablarán a la roca a sus ojos (del público), dará sus aguas y sacarás agua de la roca, y abrevarás a la congregación y a sus rebaños. Y tomó Moshé la vara de delante del Eterno, como le fue ordenado” (20, 7-9).

Moshé recibe la orden de aplacar los reclamos de Israel por medio de hacer que “la roca dé de sus aguas”. Dios le pide hablarle, pero en vez de ello la golpea en dos ocasiones. Esta infracción le valió su entrada a la tierra de Israel, como se sabe. Tratemos de analizar los detalles de este incidente y el mensaje que Dios proyectó trasmitir a Israel a través de saciar su sed, el cual no fue consumado por Moshé Rabeinu.

Dice el Kelí Yakar, ZT”L: “Si Dios le ordenó hablarle a la roca, ¿por qué le exigió tomar una vara? Y por cuanto que no le pidió tomar su propia vara, se entiende que se trataba de otra, una ya conocida. ¿A qué se refiere con que la tomó de delante de Dios? Haz de saber que esta vara pertenecía a Aharón HaCohén, pues está escrito ‘la vara’, la reconocida, la que fue puesta frente a Dios, a modo de recordatorio de la santidad de Aharón. Se trataba de un palo seco, el cual no tenía absolutamente nada de humedad, y que aun así consiguió brotar flores y frutos. Pero Dios decretó que diera agua y consecuentemente también frutos. Dios pretendía que Moshé tomara el bastón de Aharón y lo mostrara a toda la congregación de Israel, diciendo: ‘De la misma forma que el Eterno sacó agua de una madera seca e inerte, también lo hará de esta roca seca e inerte’. Y la orden de hablarle a la piedra era para que diera agua. En otras palabras, le hablarás a la roca para que haga lo mismo que hizo el bastón de Aharón. Esto está insinuado en las palabras roca y vara –סלע עץ– cuyos valores numéricos son equivalentes. Es decir, que la roca aprenda de la madera seca. Pero él, después de colocar la vara de Aharón, tomó la suya y golpeó la piedra… entonces dio agua”.

Moshé Rabeinu no consiguió trasmitir el mensaje de la vara y la roca. Pero ¿cuál es el punto de esta enseñanza? ¿Qué debió aprender Israel de él? Me parece deducir que Dios quiso enseñar una gran lección en lo referente al altruismo, pues beneficiar a los demás y ayudarles en lo que necesiten no entra en la categoría de acciones optativas, sino en la de las obligaciones diarias.

Dentro de todo lo que podemos hacer por los demás, se encuentra, en primer lugar, asumir la existencia de los otros, entidades ajenas a nuestra realidad, que también tienen necesidades, preocupaciones y demás problemas, como nosotros mismos. Consecuentemente, y en segundo lugar, la ley básica es: no le hagas daño o generes en él cualquier tipo de sentimiento que tampoco quisieras sufrir. “No le hagas al prójimo lo que no te gustaría que hicieran contigo”. Y en tercer lugar, beneficiarlo de todas las formas posibles: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Así como a ti te gustaría recibir favores y que te ayuden a resolver dificultades, busca hacer lo mismo con tu prójimo. ¿En qué instancia? ¿Cuando la situación sea óptima y nos es fácil preocuparnos por él? ¡No! Inclusive cuando nos es difícil y tenemos que invertir esfuerzo extra para ayudarle. ¡Aunque pensemos estar secos y no tengamos nada que ofrecer! Porque Dios es quien da los medios y concede las fuerzas para ocuparnos de nuestros hermanos. Lo único que nos pide es decidir hacer el bien a los demás.

Dice la Torá: “No seáis indiferente ante la sangre derramada de tu prójimo”. Esta mitzvá no solo nos obliga a no ignorar a nuestro hermano en sus momentos de aprieto, sino además a que si la sangre de nuestro hermano ya fue derramada, reflexionemos: tal vez sucedió porque no fuimos suficientemente conscientes de él y de sus problemas.

El Todopoderoso nos ayude a dar de nosotros mismos en toda situación y bajo cualquier circunstancia. Amén.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close