Israelíes, judíos y la Unesco
28 Octubre, 2017
Benco Beracha
29 Octubre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PÁGINA DOS

Leer Para Creer

Sami Rozenbaum

Director

E l pasado domingo, durante un partido de fútbol entre los equipos italianos Lazio y Cagliari, algunos “Irreductibles”, como se hacen llamar los hooligans del equipo del Lazio, inundaron la curva sur del Estadio Olímpico —sección que comparten con el equipo La Roma— con calcomanías en que aparecía la foto más conocida de Ana Frank pero vistiendo la camiseta de su odiado equipo rival. “Ana Frank anima a la Roma”, decía la pegatina. Esto pretendió ser un insulto.

Los hooligans del Lazio (y algunos miembros del propio equipo) se han caracterizado por su tendencia a la violencia y el extremismo; en 2005 se difundió una foto de su capitán, Paolo Di Canio, haciendo el saludo fascista en pleno estadio, como recuerda el diario español El País.

La Federación de Fútbol Italiana (FIGC) abrió una investigación que podría costarle muy caro al Lazio por su reincidencia. Aunque su presidente, Claudio Lotito, encabezó una delegación que se presentó en la sinagoga de Roma con una corona de flores, y anunció que cada año su club llevará a unos 200 niños a Auschwitz para que conozcan de primera mano qué significó la Shoá, la imagen del equipo ha resultado muy dañada.

Los principales periódicos del país publicaron la imagen de la calcomanía en primera página, con duros editoriales. El presidente de la República, Sergio Mattarella, lo definió como “un acto inhumano”, y agregó: “Utilizar la imagen de Ana Frank es un insulto y una amenaza, y resulta alarmante para nuestro país, que sufrió hace 80 años por la crueldad del antisemitismo”.

Por su parte, el ex primer ministro Matteo Renzi expresó a través de Facebook el deseo de que todos los clubes transalpinos jueguen los próximos partidos de la Liga con la estrella de David en sus camisetas, señala el diario ABC. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, declaró: “Las comunidades judías son parte de nuestra Unión. El antisemitismo debe ser solo una horrible experiencia del pasado”.

La comunidad judía reaccionó indignada; su dirigencia no estuvo presente cuando Lotito se presentó en la sinagoga sin previo aviso. Y luego se supo algo que empeoró la situación: como reseña el diario Haaretz, mientras abordaba un vuelo de Milán a Roma antes de dirigirse a la sinagoga, algunos pasajeros grabaron sus comentarios quejándose de que los líderes comunitarios judíos no lo recibirían: “Esa gente no vale nada. ¿Se dan cuenta de cuán patético es todo este asunto? Sigamos con esta charada”.

La “charada” incluye, además de las visitas a Auschwitz, organizar visitas de jugadores a los colegios para educar a los niños sobre las reglas y hablar contra el racismo y las barreras sociales. Lotito también ofreció leer fragmentos del Diario de Ana Frank al inicio de cada partido.

Por su parte, los “Irreductibles” se niegan a distanciarse de su acción y dicen estar sorprendidos por las consecuencias, como informa The Times of Israel: “Esto debería atemperarse por el contexto. Ha habido otros casos que, en nuestra opinión, merecerían mucha más atención en los medios. Nos preguntamos por qué nadie se pone de nuestra parte cuando somos víctimas de incidentes (…). Pienso que esto busca bloquear y boicotear el crecimiento del Lazio, que es uno de los mejores equipos de la Serie A”.

Ciertamente, el ministro italiano de Deportes, Luca Lotti, amenazó con expulsar definitivamente al Lazio de los estadios. Pero obviamente eso no sucederá. El negocio del fútbol es demasiado grande y, por desgracia, en lugar de ser una forma de fomentar la amistad y la comprensión, el deporte se usa con frecuencia para expresar las más bajas pasiones.

U n artículo de la periodista Evelyn Gordon titulado “La creciente identidad israelí de los árabes de Israel” ofrece un toque de optimismo para el futuro. He aquí una síntesis de las partes más relevantes (el texto completo puede leerse en el diario Aurora):

“Durante las vacaciones de Sucot, la pareja árabe israelí Khalil y Reem Bakly lanzó su propia iniciativa de convivencia personal al construir una sucá completamente kasher (con la ayuda de un empleado judío ortodoxo de una clínica dental de Khalil), e invitaron a todos los judíos israelíes a visitarla. Esa misma semana, una delegación compuesta en su totalidad de israelíes árabes, musulmanes, cristianos y drusos hizo los preparativos finales para una gira de conferencias destinada a defender a Israel en los campus universitarios estadounidenses.

“Ambos casos podrían descartarse fácilmente como no representativos de la comunidad árabe de Israel. Después de todo, esa misma semana, la miembro árabe de la Knésset Haneen Zoabi afirmó en un discurso en Dallas que los judíos no tienen derecho a la autodeterminación, ya que “no son una nacionalidad”. Y Zoabi, quien es solo un poco más inflamatoria que sus colegas del partido Balad, fue elegida en una lista conjunta que recibe la abrumadora mayoría de los votos árabes israelíes.

“Pero como prueba una encuesta reciente realizada entre árabes israelíes, esa comunidad está cambiando, y no a favor de Zoabi.

“Tal vez lo más sorprendente sea el hecho de que una mayoría decisiva de los encuestados se identifica principalmente como israelíes en lugar de como palestinos, algo que no ocurría hace pocos años. En 2012, por ejemplo, solo el 32% de los árabes israelíes se definían a sí mismos como “israelíes”; pero la cifra ha aumentado de manera constante, y cuando este año se les preguntó cuál es “el término que mejor lo describe”, el 54% eligió una variante de las identidades vinculadas a Israel (la opción más popular fue “árabe israelí”, seguido de “ciudadano árabe de Israel”, “israelí” y “musulmán israelí”). Eso es más del doble del 24% que eligió alguna variante de “palestino”: el 15% escogió simplemente “palestino”, los demás “palestino en Israel” o “ciudadano palestino en Israel”.

“Por otra parte, 63% de los encuestados considera a Israel un lugar “positivo” para vivir, en comparación con 34% que dijo lo contrario. El 60% tiene una opinión favorable de Israel, mientras para el 37% es desfavorable. Incluso entre los musulmanes, el grupo más ambivalente, la relación favorable a desfavorable tuvo un empate estadístico (49% a 48%). Entre los cristianos la proporción es 61% favorable a 33% desfavorable, y entre los drusos 94% favorable frente a 6% desfavorable”.

Este incremento en la visión positiva sobre Israel ha sido influenciada, según Evelyn Gordon, por la implosión de varios países árabes desde 2011, así como por los esfuerzos del gobierno israelí por mejorar la situación socioeconómica de los ciudadanos árabes; entre estas destaca una iniciativa conjunta con los mayores empleadores del sector privado, que ha favorecido un fuerte aumento en el número de árabes israelíes que trabajan en esas compañías, las cuales generalmente ofrecen mejores salarios, beneficios y oportunidades de promoción que las empresas más pequeñas.

NO EMBAJADA – 8 AÑOS Y 9 MESES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close