Memorias telúricas Parte 3
4 Agosto, 2017
Memorias telúricas
4 Agosto, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

La otra Marianne

Alicia Freilich

alifrei@hotmail.com

E scribir sobre un amigo cercano que se fue resulta muy difícil, o más claramente, desagradable. Trato de explicar(me) a esa persona mientras puede leer y opinar sobre lo escrito, porque la amistad es más duradera que el amor, y ser amigos de verdad es pareja eterna.

De hecho, me decidí del todo ya en la década de los ochenta, luego de leer uno de sus escritos donde vinculaba la conducta de la izquierda universitaria nacional —que tanto daño nos hacía— con sucesos nefastos del momento en Europa y el propio Israel. Le entregué ese posible libro para su consideración. Lloró agradecida por el esfuerzo, pero al cabo de unos días me pidió, rogó, suplicó y finalmente me prohibió buscarle editor. Su pretexto final fue casi convincente: “Dame un poquito más de tiempo y agregas otros textos que llevo por la mitad”. Le creí, esperé más una década, y siempre se negó a conceder su aprobación.

Trato de entender esa conducta y solo encuentro suposiciones. Era tan sabia, tan culta, tan analítica, tan crítica con su entorno, que aplicaba ese riguroso talento sobre sí misma, sin concesiones. Era de una inseguridad honesta, siempre buscando la perfección, lo más aproximado a la verdad. Nunca manipuló ni expuso su título y labor universitaria, sus vivencias familiares, menos aún su experiencia sensible, personalísima en tantos avatares y sucesos que afrontó con sacrificio y entereza.

El nido casero, la exigente educación doméstica extendida a toda la parentela, el trabajo esclarecedor profundo, lúcido y serio dentro y fuera de la comunidad judía, todo junto fue un ovillo que nunca pudo desatar, una voluntaria tarea de responsabilidad para con su familia y el prójimo, que se iniciaba en la cocina y magnífica biblioteca hogareñas y se extendió sin límites. Honores y gratificaciones, así lo quiso, eran para luego…

Nadie es imprescindible. Ya, sin su permiso, los libros de la pensadora Marianne Kohn de Beker serán cada día más vigentes. Indispensables en todo tiempo y sitio que requiera luz.

Marianne Beker: la cultura como herramienta

David Bittan Obadia

davidbittanobadia@gmail.com

“Si crees que el tiempo ha seguido su curso,

un hombre es una cosa triste también”

Primo Levy

Marianne Beker se despide en el otoño gris que vive Venezuela, pero deja su legado que trasciende a lo mundano. Mujer extraordinaria que honró al gentilicio venezolano con su obra, su inteligencia, su sentido común, su belleza física y espiritual. Era perfecta y justa, con un corazón presto para ayudar. Mujer virtuosa, mujer de bien.

Su obra la hará vivir por siempre. Luchó para trasformar el tiempo, para que este no siguiera su curso por la manipulación de algunos. Ella se convirtió en un valor agregado para la humanidad. El futuro le preocupaba y contribuyó para mejorarlo.

Ponerse en la posición del otro la elevaba aún más. Respetó las diferencias; fue una mujer de retos y metas cumplidas, nada le era imposible. Era valiente y siempre dijo con firmeza lo que tenía que ser escuchado. Sus argumentos y la capacidad de entender las circunstancias fueron sus mejores herramientas. Trabajó en equipo y, hoy, todos lamentamos su pérdida.

Su vida fue digna hasta el último respiro; aceptó su partida, convenciendo a sus seres queridos de que “hay cosas peores que la muerte”. Siguió creciendo hasta el final, tratando de profundizar en la comprensión de “las tensiones y presiones que soportan las personas por la ideología, las fronteras geográficas y el pasado histórico brutal”.

Fui testigo de una de sus tantas obras: Espacio Anna Frank, mejor imposible.

La excelencia para Marianne era simplemente cada ámbito donde se desenvolvía; ejerció todo su aprendizaje con rectitud y valores; fue humilde en no abusar de su capacidad intelectual. Aceptó cada momento de su vida y luchó por mejorar su entorno. Fue implacable con los políticos que se aprovechaban de los desasistidos, y no bajó su ritmo a pesar de que muchos no podían seguirla. Aferrarse al objetivo la hizo exitosa; ella siempre motivó mejores momentos y trabajó por la posibilidad, nunca por la esperanza.

Su obra ya está eternizada. Sus hijos han demostrado continuidad, siendo ejemplo, por sus mentes privilegiadas.

Tenemos futuro solo gracias a personas como ella, a quien decimos, en nombre de todos, gracias. Muchas gracias, Marianne.

Marianne

Marisa Iturriza*

¿Será verdad que Marianne Beker murió? Cuando me lo dijeron, preguntándomelo, así, en el impacto del primer momento dije: “No, si acabo de enviarle un correo. No puede ser”. Después se impuso lo que hay que aceptar, la realidad. Y esa tristeza tan grande.

La tristeza de saber. Saber que ya no tendremos la dulce mirada de sus ojos, ni su palabra cálida, amistosa y preocupada en este período complicado que nos ha tocado vivir; que ya no tendremos la vitalidad firme y sutil con la que ha conducido las sesiones periódicas de cine-foros, en ese paréntesis de libertad y opinión que es Espacio Anna Frank.

No es fácil describir la sensación de cercanía y afinidad sentida con Marianne.

La trasparencia de su trato afable, su simpatía cordial y la profundidad de su sabiduría llevada con discreta sencillez. En estos momentos oscuros que soportamos, en los que tantos se nos han marchado definitivamente, es duro asimilar otra ausencia, la suya, y, sin embargo, no me reprocho el egoísmo de sentir la alegría de haberla conocido, y junto con sus allegados y todos los que tuvimos tal privilegio, considero justo dar gracias a ella y a la vida por tan excepcional regalo. Gracias.

Hasta luego, Marianne.

*Miembro de la Junta Directiva de Espacio Anna Frank 2016-2018.

Gracias

Marisol Guerra*

Señora Marianne, gracias por todo lo que hizo por mí. Usted fue y seguirá siendo un gran complemento en mi vida. Tengo que agradecerle que aprendí muchas cosas con usted, no sabe cuánta falta me hace. Aprender a vivir en su ausencia no es fácil. Vivimos muchos momentos juntas.

Mi certeza y tranquilidad es que está en un mejor lugar. La quise en vida, y aun después de la muerte la sigo queriendo. Ha dejado un gran vacío en mi corazón, nunca la olvidaré. Será por siempre uno de mis recuerdos favoritos. Prohibido olvidarla, señora Marianne.

*Recepcionista de Espacio Anna Frank

CONTINÚE LEYENDO

Más Recuerdos parte 2

Click aquí: http://bit.ly/2uQMDu2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close