KEHILÁ
Alumnos del Colegio Moral y Luces “Herzl-Bialik” celebraron Pésaj
22 Marzo, 2018
Palabras de Daniel Benhamou, presidente de la Asociación Israelita de Venezuela
23 Marzo, 2018
Mostrar todo

Palabras de Anabella Glijenschi de Jaroslavsky, directora ejecutiva de Hebraica

DOSSIER

En el primer cincuentenario de Hebraica, podemos decir… Dayéinu

A menudo me pregunto si el lenguaje es suficiente para expresar lo que se quiere transmitir… entonces entiendo que en una palabra, una frase, un dicho popular o un sabio proverbio, a veces es posible resumir de manera poética una idea, una realidad. Porque cada persona toma su vivencia, la une a las palabras y construye su propio mundo de imágenes y significados.

Tratar de condensar en palabras un proceso, un recorrido, un destino… ¿cómo lograrlo?

Decir “Valió la pena” o “Dayéinu”, para que cada uno le ponga su toque personal, su rostro y su corazón, me parece una bella manera de compartir, encontrar lo que tenemos en común y también de diferente, en este camino que muchos hemos tenido el privilegio de vivir y experimentar.

Y qué mejor momento que este, cuando nos encontramos en la víspera de la festividad que nos convirtió en un pueblo, cuando lo colectivo pasó a ser lo que nos define; en el momento exacto en que atravesamos todos los obstáculos posibles y nos convertimos en una nación…

Durante el Séder de Pésaj recitamos Dayéinu, y esta palabra resume el concepto de la gratitud, significa: ¡gracias por todo! Con humildad y alabanza le expresamos a Hashem nuestro agradecimiento por cada detalle y por cada momento. ¡Agradecemos por tanto!

Es por ello que me permito emular esta parte de la ceremonia del Séder de Pésaj para expresar nuestra gratitud:

Si solo hubiéramos tenido a los visionarios, quienes de manera desprendida, con amor y conciencia, decidieron ceder lo propio por el bien común, ¡Dayéinu!

Si solo hubiéramos contado con los presidentes, dirigentes, directivos y voluntarios, quienes dedicaron y dedican innumerables horas, pensamiento, preocupación, muchos de ellos sacrificando sus negocios particulares y el tiempo que le toca a la familia, ¡Dayéinu!

Si solo hubiéramos tenido a los que se desarrollaron y capacitaron, estudiaron y crearon, soñaron y realizaron miles de eventos, actividades y servicios, con el único anhelo de hacer feliz a la gente y transmitir nuestra herencia milenaria, Dayeinu!

Si solo hubiéramos contado con los que hicieron y rehicieron presupuestos, buscaron alternativas para ayudar al que tiene dificultades, a los que buscan a los alejados, a los que abrazan y acercan, ¡Dayéinu!

Y, ¿qué significa todo esto?

Que estamos agradecidos, porque…

El esfuerzo se ha visto coronado por sonrisas.

Las familias tienen un lugar de referencia y pertenencia.

La creación de ideas y proyectos ha respondido a nuestras necesidades.

El ejemplo de los líderes ha servido para motivar e inspirar.

Se generó un compromiso mutuo que todos compartimos.

La formación y la educación llegan lejos, para construir mejores personas, comunidad y una mejor sociedad.

El amor por la comunidad y por Israel es tangible y real.

Hemos logrado uno de los más importantes objetivos del judaísmo, que es el de conservarnos juntos y unidos con igualdad y justicia.

Tenemos un espacio nuestro para sentirnos orgullosos y protegidos.

Ahora nos toca a todos seguir cuidándolo para las próximas generaciones, así como las anteriores lo prepararon para nosotros.

Por esto y tanto más, estamos seguros y felices de que valió la pena y debemos estar agradecidos y felices porque tenemos muchísimo, ¡y lo sabemos!

¡Lejáim por muchos años más!

 

*Hija, esposa, madre judía, voluntaria, madrijá, markidá, directora, gerente, directora ejecutiva, miembro 2681, miembro orgulloso de nuestra comunidad.

 

MÁS NOTAS SOBRE EL ANIVERSARIO DE HEBRAICA

 

DOSSIER

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close