Leer para Creer
11 Agosto, 2017
Reé: pensamiento positivo
11 Agosto, 2017
Mostrar todo

Parashá Ekev: somos “las cosas pequeñas”

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Parashá Ekev: somos “las cosas pequeñas”

A l recordar una conversación en mis años de estudiante de la yeshivá, esta me hizo pensar en un mensaje que se encuentra en nuestra parashá.

En aquella época, la situación económica de la yeshivá estaba bastante comprometida, situación esta que inclusive se reflejaba en el menú. Fue en esos meses que se revistió la fachada del edificio con mármol. Una mañana algunos estudiantes compartíamos con el administrador; la pregunta obvia surgió: ¿si falta dinero para la comida, como es que lo hay para mármol en las paredes? El administrador nos informó que un donante canadiense ofreció un monto importante para la yeshivá, con la condición de que el mismo pudiese ser percibido por el gran público. Si le decía que su dinero sería invertido en comestibles, no hubiese aceptado.

Nuestra parashá inicia con las palabras: Veayá ékev tishmeún. La manera sencilla de entender la palabra ekev es como un “si” condicional. Lo que dice el texto es: si ustedes escucharen y cuidaren las mitzvot de la Torá, entonces Dios reafirmará su pacto y nos bendecirá, tal como nos lo prometió.

Rashí, quien normalmente explica el significado de la Torá de manera simple, en este caso no lo hace, y su comentario lo realiza de manera diferente. Dice: “Si los preceptos ligeros que el ser humano suele pisotear con sus talones ustedes escuchan, entonces el Eterno mantendrá la promesa que te hizo”. Quiere decir que Rashí explica la palabra ekev como talón. ¿Por qué Rashí va a una explicación que no se refiere al significado simple como es su costumbre? Puede ser que el eminente sabio nos quiere enseñar el secreto de la conexión del Am Israel con Dios.

La persona se mide por las cosas pequeñas. Muchos están dispuestos a ejecutar acciones que tienen mucho eco, publicidad; lograr que su nombre sea conocido y reconocido. Pero las cosas pequeñas, que normalmente se hacen con un bajo perfil, de las que muy pocos se enteran, no hay muchos individuos dispuestos a ello (como lo relatado al inicio de este escrito). Sin embargo, precisamente en estas acciones se mide la calidad de las personas que sí están dispuestas a realizarlas.

Igual ocurre con las mitzvot. Tenemos 613 mitzvot. Algunas de ellas, todos los judíos que respetan su identidad judía las cumplen. Mitzvot como Brit Milá, Yom Kipur, Séder de Pésaj. Son muy pocos aquellos que obvian estos preceptos. Otras mitzvot que son más “de bajo perfil” —como por ejemplo ayuda al prójimo de manera tal que este no sepa quién es su benefactor, préstamo de dinero sin interés, el diezmo, lavarse las manos antes de comer, etc.— no se “venden” fácilmente, no gozan de mucha publicidad. Pero estas mitzvot, nos dice Rashí, son las mitzvot que demuestran el amor verdadero que tenemos para con Dios; demuestran nuestro apego incondicional al Creador. Estos preceptos garantizan la continuidad judía. Por ello, son estas las que a veces “el ser humano suele pisotear con sus talones”. Olvidamos que son estas las que logran que Dios mantenga “la promesa que te hizo a ti”.

Cuentan de un judío que a la vez que se mantenía muy alejado de las mitzvot, simultáneamente era muy generoso y jamás se negó ayudar a un judío observante que le solicitase una donación. Una vez le preguntó un rabino cómo alguien tan distante de las mitzvot era tan generoso con las yeshivot. El señor le contó que sus padres eran religiosos que querían que él estudiara en la yeshivá del Jafetz Jaim ZT”L en Rádin, pero él era muy rebelde y no estaba de acuerdo. Aceptó ir y hacer el examen de admisión, en el que fracasó “en grande”. Estaba contento por ello. Como ya era tarde pidió dormir esa noche con los demás alumnos, pero el rabino que lo examinó, temiendo la mala influencia del joven, le planteó la situación al Jafetz Jaim. El sabio ofreció su casa, lo recibió como si fuese un gran personaje, y lo proveyó esa noche de sustento y lugar para dormir. En la mitad de la noche, contó el señor, escuchó al rabino entrar a su cuarto, diciéndose a sí mismo que el frío en ese cuarto era muy intenso. Inmediatamente se quitó su abrigo y cubrió al invitado. Ese abrigo le calentó no solo el cuerpo, sino también el corazón hasta el día de hoy, y es por eso que jamás niega ayuda a un rabino cuando se lo solicita.

Las cosas pequeñas que hacemos demuestran nuestra calidad humana, nuestro apego a Dios y a la Torá: no debemos despreciarlas, todo lo contrario. Esa es la recomendación de Rashí: “Si los preceptos ligeros que el ser humano suele pisotear con sus talones ustedes escuchan, entonces el Eterno mantendrá la promesa que hizo”.

Las cosas pequeñas que hacemos demuestran nuestra calidad humana, nuestro apego a Dios y a la Torá: no debemos despreciarlas, todo lo contrario.

Eitan Weisman

rabinoeitan@gmail.com

Rabino de la Unión Israelita de Caracas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close