“Convirtiéndonos en una nación de individuos”, por el rabino Chaim Raitport
25 Marzo, 2018
ESPECIALES
“Pésaj: tiempos de libertad”, por Rachel Chocrón de Benchimol
27 Marzo, 2018
Mostrar todo

“La búsqueda física e espiritual del Jametz”, por el rabino Eitan Weisman

ESPECIALES
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ESPECIALES

Pésaj: la búsqueda física e espiritual del Jametz

Rabino Eitan Weisman

A ño tras año, la noche precedente al Séder, el padre recorre la casa alumbrado por la luz de una vela, los hijos caminan tras él, buscan diez pedazos de Jametz, que la madre de los niños había escondido previamente. El motivo de dicha ceremonia es el de asegurarse que tras algunas semanas de intensa limpieza no quede nada que pudiese fermentar en el hogar; el único remanente son los ya mencionados diez pedazos de Jametz envueltos en papel para evitar su propagación en nuestras habitaciones. Una vez encontrados, se juntan en una cuchara de madera, se envuelven bien con unas tiras de tela, y en la mañana, bien temprano, se llevan a que los quemen.

Lo mencionado en el párrafo anterior recibe el nombre de Biur Jametz. En la práctica es uno de los últimos preparativos para Pésaj. Obviamente existe una profundidad en la simbología de esta ceremonia que pudiese parecer extraña, por lo que vale la pena explicarla.

Realmente, Pésaj es una festividad que representa la limpieza, la higiene. Más que nunca, la casa está impecable: esa pureza se simboliza en la costumbre seguida por ciertos individuos que se visten para el Séder con un Kitel blanco, tal como se acostumbra hacer en Rosh Hashaná y Yom Kipur.

En Pésaj no solo debe eliminarse el Jametz material: el espiritual también debe erradicarse. Precisamente este último Jametz, el cual representa las malas acciones y la tentación a evitar el cumplimiento de las mitzvot, es el más difícil de eliminar. La mayor parte de las veces está muy arraigado dicho sentimiento, inclusive pareciese que forma parte de la naturaleza del individuo.

Realmente, Pésaj es una festividad que representa la limpieza, la higiene. Más que nunca, la casa está impecable: esa pureza se simboliza en la costumbre seguida por ciertos individuos que se visten para el Séder con un Kitel blanco

Conocemos al enemigo interno contra el cual debemos luchar, de hecho lo hacemos antes de Rosh Hashaná; el mes precedente escuchamos diariamente el Shofar, cuyo objetivo es despertarnos de la modorra en que nos encontramos y llevarnos a realizar y racionalizar que el objetivo del judío es el cumplimiento de las mitzvot. Pero como humanos al fin, queda algo de Jametz, de tentación negativa, a pesar del titánico esfuerzo. Si se la deja, volverá a crecer.

De manera similar, conscientes de nuestras limitaciones al igual que el Jametz escondido por la madre del hogar, en nuestro “yo interno”, muy en el fondo, está esa necesidad de ceder ante las tentaciones. Pedimos su ayuda a Dios, a quien denominamos Avínu Malkeinu, Nuestro Padre, nuestro Rey.

Solicitamos de Él que erradique de nuestra naturaleza las tentaciones, malas costumbres, pensamientos y hábitos. Queremos su ayuda para anular esos deseos, simbólicamente los quemamos.

Hay quienes para sentir aún más esta simbología escriben en papel todas las cosas malas de su personalidad que quisiesen anular, borrar o cambiar, y lo tiran al fuego para que se queme junto con el Jametz. Así, físicamente demuestran su voluntad y deseo de realizar un cambio de modalidades en su ser.

De tal manera, enfrentamos el Leil Haséder con la pureza espiritual que nos libera de la esclavitud y tiranía que sobre nosotros ejerce el Yétzer Hará: la tentación del mal.

Pésaj también recibe el nombre de Jag Hageulá, la fiesta de la redención. Esa noche podemos ser realmente libres, libres no solo también desde el punto de vista físico sino espiritual.

Sea Su voluntad el apreciar el esfuerzo que hacemos para lograr la desprendernos de la esclavitud de la tentación, y que acelere en este mes de la libertad, el mes de Nisán, la redención final por la que ya hemos venido clamando por varios miles de años.

Amén

Año tras año, la noche precedente al Séder, el padre recorre la casa alumbrado por la luz de una vela, los hijos caminan tras él, buscan diez pedazos de Jametz, que la madre de los niños había escondido previamente.

 

 

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close