Cómo el uso de escudos humanos viola el derecho internacional
12 Agosto, 2017
Descansa en paz, Annie
12 Agosto, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

El rostro de la ingratitud


Tsvi Sadan*

Erekat, como el resto del liderazgo palestino, es vitriólico y malicioso en sus esfuerzos por difamar a Israel, y más de una vez ha acusado al Estado judío de “genocidio”. Pero cuando se trata de salvar su propia vida, solo existe un lugar al que Erekat acudirá: Israel.

U n sentimiento de desaliento acompaña la experiencia de defender a Israel. El sesgo, la ignorancia, la era de la “pos-verdad”, hacen casi imposible ganar una discusión que favorezca a Israel. Es como si hablar positivamente sobre el Estado judío fuera en sí mismo algo ilegítimo.

Las causas de esta atmósfera tan terrible van cambiando según la moda ideológica. Actualmente, lo que hace que se odie a Israel es el “colonialismo”. Los judíos que vinieron de Europa —o así lo afirman los anticolonialistas— colonizaron Palestina, y por eso no importa lo que Israel haga, su existencia no puede justificarse.

Hace pocos días conmemoramos Tishá Beav, día de ayuno que recuerda la destrucción del Templo de Jerusalén, el mismo lugar sagrado que la Unesco se niega a reconocer que haya tenido vínculo alguno con el Judaísmo. Este robo de la herencia judía, que forma parte de los intentos de destruir a Israel, ha sido instigado por los palestinos, quienes en forma hipócrita se aprovechan al mismo tiempo de la buena voluntad israelí.

Cuán interesante es que justo en esa fecha, Tishá Beav, nos hayamos enterado de que quien durante largo tiempo ha sido negociador principal de los palestinos, Saeb Erekat, padece de fibrosis pulmonar. Erekat, como el resto del liderazgo palestino, es vitriólico y malicioso en sus esfuerzos por difamar a Israel, y más de una vez ha acusado al Estado judío de “genocidio”. Pero cuando se trata de salvar su propia vida, solo existe un lugar al que Erekat acudirá: Israel.

Este venenoso vocero antiisraelí aspira ahora a que cirujanos israelíes le trasplanten un pulmón, que muy probablemente provendrá de un donante judío israelí.

También nos enteramos, vía el portal Divúaj Rishoní, de una familia palestina que exige que uno de sus miembros, gravemente herido en un accidente de tránsito, sea trasladado a un hospital israelí. Las imágenes de video muestran a los funcionarios del hospital Razi de Yenín (Cisjordania) negándose a la solicitud, y en ese momento un familiar del paciente saca un arma con el fin de “persuadirlos” de que lo envíen a recibir asistencia en Israel.

Los hospitales israelíes aceptan rutinariamente pacientes palestinos, sin importar quiénes sean. Incluso terroristas que han asesinado a israelíes reciben tratamientos que les salvan la vida, por parte de las mismas personas que ellos matarían si tuviesen la oportunidad. Y el tratamiento médico es solo uno de los muchos beneficios que los palestinos reciben de Israel.

No sorprende, entonces, que la mayoría de los palestinos prefiera estar bajo “ocupación” israelí en lugar de vivir en las disfuncionales manos de la Autoridad Palestina. Pero esto importa poco a aquellos que, sin pizca de evidencia, continúan acusando a Israel de todo, desde genocidio hasta apartheid y envenenamiento del agua.

*PhD en Historia Judía, escritor y columnista.

Fuente

Israel Today. Traducción NMI.

VEA TAMBIÉN

Cuando los palestinos se ven desesperados, el terrorismo desciende; y cuando están ‘esperanzados’, el terrorismo aumenta, por Hillel Frisch

“El mantra común de que la desesperanza palestina aumenta el terrorismo y que las perspectivas de paz lo disminuyen siempre ha sido lo que llamamos hoy día ‘noticias falsas’. El terrorismo palestino invariablemente se incrementa de acuerdo a sus esperanzas de sacar una ventaja considerable”

Léalo en Hatzad Hashení: http://bit.ly/2uhIrzz

It’s time to challenge Iranian misbehavior (Es el momento de desafiar el mal comportamiento de Irán), por Ted Gover

“Después de lo que muchos consideran la blanda y dócil política del ex presidente Barack Obama hacia Irán, la administración Trump ha hecho saber que la posición conciliatoria de Washington ha sido reemplazada por una actitud más agresiva. Esta nueva actitud —un fuerte apoyo a los Estados sunitas del Golfo e Israel, acompañado por una línea firme frente al terrorismo— debía haberse asumido hace tiempo, y constituye un cambio radical tras años de negativa a actuar ante la hostilidad de Irán hacia los intereses y ciudadanos estadounidenses”.

Léalo en The Jerusalem Post: http://bit.ly/2vdf4Ry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close