Sultan Bayazid el segundo i los djudios desterados de Espanya
11 Octubre, 2017
¿Son las prohibiciones la prioridad en la Torá?
11 Octubre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Simjat Torá: clase aparte

D urante el proceso de reflexión y retorno al Creador del universo, los días de selijot, Rosh Hashaná y Yom Kipur, experimentamos cierta tensión espiritual, en algunos casos inclusive angustia.

Terminado el día más sagrado de nuestro calendario, donde desbordamos el alma ante el Todopoderoso, comienza el proceso de reconciliación. Construimos un recinto donde residirá la Presencia Divina, quien nos invitará durante siete días a celebrar las nuevas nupcias establecidas en Yom Kipur, pues justamente la sucá representa la jupá (el techo nupcial) y los siete días de la festividad son los días de fiesta posteriores al matrimonio; siete días de “siete bendiciones”.

Aparentemente con Sucot ya estamos listos para empezar el año con el pie derecho, ¿no es verdad? No obstante aparece un último día llamado Sheminí Ätzeret, que en Israel también es Simjat Torá, y que significa el día octavo de pausa, suspensión o contención.

¿Con qué fin?

Existen dos ideas principales mencionadas en la literatura de nuestros sabios. La primera es por cuanto que durante los siete días de Sucot también se le da oportunidad a las naciones del mundo a incorporarse a la faena de los sacrificios del templo para obtener también bendiciones durante el año, y en cierta medida nuestra intimidad con el Creador del mundo se ve interferida. Por este motivo Dios nos dice: “Han pasado ya los días de Sucot, todo el mundo se incorporó a la alegría del abastecimiento del agua, pero quiero que me concedan un día más para estar solo con ustedes. No se vayan, quédense un día más”.

Pero también la palabra Ätzeret viene de la raíz Ötzar, atesorar. En este día todo lo que alcanzamos durante el mes y medio de esfuerzo y dedicación para acercarnos al Todopoderoso, realmente se materializa y se convierte en capital sólido para comenzar el año con óptimo desarrollo espiritual.

Estas dos ideas convergen, ya que el logro más significativo de todos estos días no es sino el apegarnos de nuevo al Creador, siendo este el más grande tesoro que cualquiera anhelaría.

Este día se festeja con la alegría más grande sobre la faz de la tierra: tener en nuestras manos la Torá. Ella —así lo dicen nuestros sabios— es el instrumento de deleite del Todopoderoso, es lo más grandioso que puede haber en toda la creación, es la base del universo entero. Abrazamos la Torá y bailamos con ella, y Dios se une a nosotros.

Este es el poder del día Sheminí Ätzeret, pues finalmente a quien atesoramos a partir de ese momento y para el resto del año es a nuestro Creador.

¡No dejemos pasar por alto este día!

¡Jag Saméaj!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close