Leer Para Creer
8 Diciembre, 2017
Ganadores del VII concurso de dibujos de Janucá
9 Diciembre, 2017
Mostrar todo

Sobre guardamesas y cuidacarros

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Sobre guardamesas y cuidacarros

Klara Vandor de Chocrón*

L os invitados a las fiestas comunitarias que se toman la atribución de reservar mesas enteras nos recuerdan a los cuidadores de carros en las calles de nuestras ciudades.

Los indigentes cuidacarros avistan un espacio y deciden que, en lo sucesivo, quien se estacione allí estará obligado a pagarles una contribución (a veces estipulada por ellos mismos). De esa manera obtienen un miserable estipendio para su subsistencia.

Por su parte, los antes mencionados invitados ocupan mesas enteras, mientras insolentemente aducen que desean sentarse junto a personas que gozan de su simpatía… ¡Como si ellos pagaran la fiesta! Se adueñan de lo que no es de su propiedad y se arrogan privilegios que no les corresponden.

Los menos atrevidos entre ellos alegan que tan abusivo proceder se debe a “la “costumbre”. Los otros, más descarados, osan argumentar que están en su pleno derecho de disponer de todos los puestos, en virtud de que llegaron primero y, por lo tanto, la mesa entera les pertenece.

Por lo demás, es de hacer notar que para ocupar las mesas de primero algunas de estas personas se salen de la ceremonia antes de que finalice, mostrando así su menosprecio por la misma.

Como consecuencia de lo anteriormente descrito, durante el festejo la sala de galas permanece por largo tiempo con las mesas desocupadas, mientras una ingente multitud de invitados, aglomerados, contrariados e incómodos, se mantiene de pie en las proximidades de aquellas, por cuanto se ven impedidos de sentarse debido a la abusiva negativa de estos custodios “guardamesas”.

A todos estos tempraneros guardadores de puestos les sugeriríamos que definitivamente contribuyan a erradicar de nuestra comunidad tan repudiable costumbre en modo serio y que, si lo que buscan es reservar asientos para sus amistades, las inviten a comer en su casa o paguen una mesa en un restaurante. Los únicos que tienen derecho de reservar mesas son los anfitriones de la fiesta, de manera que apropiarse de mesas en los términos antes expresados es abusar no solo de los anfitriones sino de los demás convidados.

A manera de conclusión y en vista de que en nuestro país no se estila asignar puestos a los invitados como sucede en otras latitudes, nos permitimos proponer una medida sencilla y efectiva para evitar que se repitan en lo sucesivo tales desafueros: colocar letreros sobre cada una de las mesas instando a “abstenerse de reservar puestos” salvo en los casos destinados a la familia y allegados que dispongan los mismos anfitriones.

*Licenciada en Comunicación Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close