Qué hacer ante la desesperanza
29 Septiembre, 2017
Alberto Krygier, una vida dedicada a la gerencia
29 Septiembre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Sucot: fe

R osh Hashaná y Yom Kipur han pasado. A cada uno de nosotros nos gustaría que algo de esos días pudiese quedar para el resto del año, no perder su influencia y asegurarnos un verdadero año dulce y bendiciones.

Rabí Jayim Fridlander, Zt”L, en su libro Sifté Jayim, explica de qué manera podemos llegar a ello: “En el Zohar (Räya Mehemná, parashá Emmor) figura lo siguiente respecto a la huida de Yaäcov de delante de Ësav: Al principio le mandó regalos —así como en Yom Kipur se mandaba el chivo expiatorio al Azazel— y después se escapó de él y se escondió en Sucot, ya que el gran acusador de Yaäcov se fue junto con los presentes que envió a Ësav, Dios quiso alegrarse con sus hijos, como está escrito: ‘Y Yaäcov viajó a Sucot y se construyó ahí una morada… Por esta razón al lugar se le llamó Sucot, por cuanto Yaäcov y sus hijos se asentaron en sucot, quedaron protegidos del Gran Acusador, y Dios, entonces, se regocijó con sus hijos’”.

Luego de Rosh Hashaná y Yom Kipur, llega Sucot, así como nuestro padre Yaäcov, quien quiso asegurarse a sí mismo y a sus hijos nunca doblegarse ante el mal instinto (que también es el Gran Acusador), y por tal motivo huyó a resguardarse en Sucot.

¿Qué gran mérito puede tener la fiesta de Sucot que por su poder logramos resguardarnos de la influencia maligna del bajo instinto? En el Zohar figura que quien se sienta en la sucá se encuentra dentro de las nubes de la fe. Con el simple hecho de permanecer dentro de ella la persona se llena de fortaleza espiritual y su confianza en el Eterno se solidifica. En pocas palabras, la sucá nos enseña una lección sobre cómo Dios supervisa toda la Creación.

Cierto es que en los días temibles de Rosh Hashaná y Kipur nos conmovimos, decidimos retornar al Creador del universo y nos fortalecimos en nuestra fe y tradiciones; pero la pregunta es: ¿Y después qué? ¿De qué manera nos será posible cumplir y cuidar todas las decisiones tomadas en esos elevados momentos?

El consejo es: “Escondámonos en la sucá, fortaleciendo el hecho de que nos encontramos siempre delante de su presencia, practicando durante el año el sentimiento de que Dios constantemente nos observa y supervisa nuestras acciones, nos protege de todo mal y nos colma de bendiciones en la medida que confiemos en Él”.

En la práctica lo que más nos da la posibilidad de sentir su presencia son las bendiciones que recitamos a lo largo del día, desde la mañana al levantarnos, cada vez que comemos, etc., pues de esta manera constantemente recordamos que quien nos provee de todo es únicamente el Todopoderoso.

¡Jag Saméaj y Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close