Los judíos, excavadores de pozos
2 Diciembre, 2016
B’nai B’rith donó balones a comunidad de Chacao
2 Diciembre, 2016
Mostrar todo

PARASHÁ

VaYetzé: ¡Muévete!

A l final de nuestra parashá está escrito: “Y se levantó Labán por la mañana y besó a sus hijos (nietos) y a sus hijas, los bendijo y se fue, y regresó a su lugar. Y Yaäcov se fue por su camino, y lo encontraron unos ángeles de Dios”.

De manera simple aquí se describe el final del encuentro entre Yaäcov y su suegro Labán. Por fin logra apartarse de quien intentó arrancar el futuro de Yaäcov y de toda su simiente, como es recordado en la Hagadá de Pésaj.

Estos últimos momentos son de suma importancia, pues ahora Yaäcov se verá a sí mismo como una entidad independiente, listo para fundar los pilares del pueblo de Israel.

Explica el “Meshej Jojma”, rabí Meir Simja de Dvinsk, ZT”L: “Quien tiene el mérito de acoger en su casa a una persona elevada y santa como Yaäcov, debería perfumarse de su sabiduría y buenas acciones; y cumplir sobre él mismo lo que está escrito: Quien anda junto con los sabios, él mismo se hace sabio. No obstante, en esta ocasión Yaäcov se fue y Labán regresó a su sitio original, a su situación espiritual anterior, en conocimientos y cualidades humanas. Siguió siendo tramposo y ávido de dinero. No así Yaäcov. Él se fue por su camino, un verdadero justo siempre está andando, en movimiento, subiendo de un nivel a otro en los estratos espirituales, hasta el punto que inmediatamente ángeles celestiales salgan a su encuentro. Como figura en el Tratado de Berajot (64): Los sabios de la Torá no tienen descanso, no en este mundo y no en el que está por venir. Siempre se encuentran en constante crecimiento, en movimiento, nunca permanecen estáticos”.

El mensaje es claro. El conformismo y la falta de motivación al cambio son los principales elementos que generan la inercia. Sin lugar a dudas todos tenemos aspiraciones en la vida. Estamos conscientes de que hay puntos en nuestros hábitos que hay que mejorar, o cambiarlos por otros. Y es absolutamente cierto, ya que nosotros, como entes sociales, constantemente nos comparamos con los demás. En algunos casos reflejamos en otros nuestros errores, y en algunas situaciones envidiamos la armonía familiar o la maravillosa educación de los hijos de nuestros vecinos y conocidos. Estamos totalmente conscientes. El problema está en dar el primer paso, romper la inmovilidad, la comodidad, y lanzarse al camino.

Sin lugar a dudas, Labán observaba la santidad y la forma de vida de su yerno Yaäcov. De hecho, él mismo se dio cuenta de que la bendición que se manifestaba en su casa y negocios se debía a la influencia de Yaäcov. De esta manera, ciertamente comparaba la educación que él le daba a sus hijos y la que recibían sus nietos. La escala de valores que guiaba la vida de sus hijos, y la que guiaba a los hijos de su yerno, etc.

Pero Labán no cambió. De hecho el color blanco (labán) -fuera del color negro- nos propone una imagen austera y un tanto aburrida de la vida, sin variedad alguna. Pero es en el momento que se proyecta y se lanza hacia un prisma, cuando se bifurca y se convierte en un rayo multicolor, en algo donde se percibe la vida.

Así somos nosotros. Todo el tiempo que permanezcamos en el mismo lugar, en el mismo estatus, y no nos atrevamos a enfrentar nuestras dificultades y demás desafíos, no podremos apreciar lo que realmente somos, nuestros múltiples recursos espirituales, y nuestras distintas e interesantes facetas individuales.

Todos tenemos un plan de vida, en lo personal, familiar, social y económico. ¡Es la norma! Pero nuestro patriarca Yaäcov nos dice: “Ten cuidado, no lo dejes en reposo, tómalo y ponlo en movimiento, déjalo correr hacia un plano más elevado, hazlo trascender por sobre lo material. Verás que tú mismo serás influenciado por ello. Disfrutarás de este mundo y del porvenir, después de los ciento veinte años (sanos y buenos)”.

Así como buscamos nuevas y buenas opciones, y no nos conformamos con nuestros logros económicos, en la misma medida debemos hacerlo en la dimensión espiritual.

“Si hay movimiento, hay vida”.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close